Murillo, por cambio de chip entre policías y funcionarios

Tras reunirse con líderes regionales de la Canacintra, señala que la nueva ley es más que cambios de edificios, funciones y membretes.
El titular del MP federal.
El titular del MP federal. (Daniel Cruz/archivo)

México

La transformación de la Procuraduría General de la República (PGR) hacia una fiscalía general no es solo un cambio de edificios o de nuevas funciones, sino un cambio de mentalidad de los funcionarios.

Así lo dijo el titular de la PGR, Jesús Murillo Karam, al reunirse con integrantes de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), a quienes comentó que la evolución de la dependencia no es solo contar con salas de juicio oral o de conciliación.

“No se trata de cambiar los edificios o ponerles una sala oral y una sala de conciliación, eso, bien o mal, se hace en un año. No se trata (tampoco) de modificar los códigos y cambiar todos los rótulos a los que me van a obligar para cambiar una “P” por una “G”; hasta el papel membretado tengo ahí pendiente.

“No se trata de nombrar funcionarios nuevos o crear nuevas funciones, no se trata simplemente de una forma distinta, pero con lo mismo para enfrentar lo que es el procedimiento penal. Se trata de entender los principios reales de lo que todo mundo habla, como novedad en derechos humanos.”

Ante los industriales, representados por 81 presidentes delegaciones, Murillo Karam firmó un convenio para prevenir delitos relacionados con derechos de autor y propiedad industrial.

Ahí aseguró que vivimos en mundo complejo, donde también convergen diversos derechos fundamentales, de los cuales uno es el debido proceso, es decir, el derecho a la justicia real.

El funcionario afirmó que el Código Nacional de Procedimientos Penales, aprobado la semana pasada por el Senado, garantizará a los ciudadanos el derecho a una justicia verdadera y a un debido proceso.

Indicó que dicho código unificará criterios de todo el país y evitará dilaciones en la aplicación de la justicia.

Puso como ejemplo el caso del narcotraficante Rafael Caro Quintero, quien obtuvo su libertad el pasado 9 de agosto, debido a un amparo que le otorgó un tribunal colegiado de Jalisco, aunque en noviembre del presente año el fallo fue revocado por la primera sala de la Corte.

“Hay juicios, (como) el de Caro Quintero (que) duró 28 años y luego, a los 28 años, dijeron que no era (un) juez competente y luego dijeron que sí; entonces otra vez lo ando buscando. Eso es lo que pretende evitar (con) el nuevo procedimiento (penal).”

El titular de la PGR dijo que también es necesario un cambio de mentalidad de los servidores públicos de la institución que encabeza, pues independientemente del conocimiento, deben tener vocación, deseos de entrega, ánimo de servicio y orgullo por lo que hacen.

Enfatizó que se debe transformar a los policías para “que puedan tener una mentalidad como la que teníamos los niños hace unos 40 años, que cuando jugábamos a los policías y los ladrones queríamos ser los policías y no como sucede hoy, en muchos casos, que prefieren ser los ladrones”.

En la reunión estuvo presente la subprocuradora Jurídica y de Asuntos Internacionales de la PGR, Mariana Benítez Tiburcio, quien declaró que se trabaja de manera profunda en la transformación de la procuraduría, pues se llevan a cabo cambios normativos y de estructura. Prueba de ello, apuntó, es la creación de la Agencia de Investigación Criminal.

Por su parte, el presidente de la Canacintra, Rodrigo Alpízar Vallejo, manifestó que la asociación que encabeza está convencida de que el trabajo conjunto con la autoridad puede avanzar hacia mecanismos de cooperación entre los 81 presidentes de delegación, 13 presidentes de sector y los delegados de la PGR, lo cual sería positivo para enfrentar delitos como extorsión y secuestro.