Multihomicidio en Encarnación, por una venganza

Según los detenidos, las víctimas fueron asesinadas por orden del jefe de un grupo delictivo; pertenecían a una organización criminal contraria.
Los cuerpos fueron localizados en un predio en la delegación de La Cuadra.
Los cuerpos fueron localizados en un predio en la delegación de La Cuadra. (Carlos Zepeda)

Guadalajara

Las ocho personas asesinadas y calcinadas en el municipio de Encarnación de Díaz fueron victimadas por órdenes del jefe de un grupo delictivo por venganza, además de pertenecer a una organización criminal rival, informó la Fiscalía General del Estado (FGE).

Lo anterior se desprende de la declaración de las tres personas detenidas por los hechos, las cuales ya fueron consignadas  por el delito de secuestro agravado ante el Juez Mixto de Primera Instancia, en dicho municipio.

Los presuntos homicidas fueron identificados como Gilberto Mendoza Pérez, de 32 años de edad; José Antonio Reyes Soto, de 37 años, [ambos con domicilio en Encarnación de Díaz], así como José María Pérez Caldera, de 18 años, vecino del municipio de Acatic. 

El pasado 30 de mayo, familiares de un menor de 16 años se presentaron ante el agente del Ministerio Público para denunciar su desaparición, después de ser visto por última vez el 24 de mayo. Entre el 3 y 4 de junio, la Fiscalía General nuevamente fue informada de la desaparición de otras siete personas más.

Agentes investigadores del Área de Desaparecidos iniciaron las indagatorias que derivaron en la detención de los tres sujetos, quienes confesaron el lugar exacto donde se abandonaron los cuerpos.

Los sospechosos declararon ante las autoridades ministeriales que la orden para matar a las ocho personas fue dada por el jefe de plaza de Encarnación de Díaz, en venganza porque presuntamente las víctimas le habían robado varios objetos de valor, además de que trabajaban para un grupo de la delincuencia organizada contrario al que él lideraba.

Fue alrededor de las 15:30 horas del pasado miércoles cuando fueron encontrados los cadáveres de Salvador Armando Ramírez Ortiz, de 20 años; de sus hermanos Martín, de 28 y él de 17 años. Junto con ellos, en la fosa clandestina estaban los cadáveres de José de Jesús Vázquez de los Santos, de 20; Emmanuel Ramírez Ruíz, de 20; Mario Sánchez Mendoza, de 19 y de dos menores, uno de 16 años y una niña de 14. Todos ellos estaban desaparecidos desde mayo.

El cuerpo de la adolescente fue localizado enterrado a una profundidad de 70 centímetros, junto a un árbol de mezquites, ubicado en un rancho que se localiza en la delegación de La Cuadra.

El director de la policía municipal de Encarnación de Díaz, Gerardo Germán López Serrano, informó que “los cuerpos de seis personas estaban calcinados. Según nos informaron los sujetos, las quemaban en un rancho cercano a un río, después, los cuerpos se los llevaban al río en donde los tiraban”, comentó el funcionario.

López Serrano detalló que el cadáver de la menor de edad también fue hallado carbonizado.

De acuerdo con el jefe policiaco, hace aproximadamente tres meses las autoridades ministeriales de ese municipio fueron notificadas de la desaparición de tres personas, las cuales habían sido privadas de su libertad.

“Sujetos armados se los llevaron, las familias de las personas lo denunciaron, pero no sabemos si estas personas encontradas son esas que estaban desaparecidas”, comentó.

Víctimas

Un menor de 16 años de edad, a quien vieron por última vez el 24 de mayo

Emmanuel Ramírez Ruíz, de 20 años; desaparecido el 22 de mayo

Mario Sánchez Mendoza, de 19 años; no sabían de él desde el 25 de mayo

Salvador Armando Ramírez Ortiz, de 20 años, visto por última vez el 24 de mayo

Los hermanos Ramírez Ortiz de 28 años y de 17 años, desparecidos desde el 17 de mayo

José de Jesús Vázquez de los Santos, de 20 años, visto el 24 de mayo

Una menor de 14 años, vista por última vez el 6 de mayo