Mueren 12 personas al desbarrancar autobús

Los frenos de la unidad no respondieron por lo que se fue a gran velocidad al precipicio.
El autobús volcó; murieron 12 personas.
El autobús volcó; murieron 12 personas. (Imelda Torres)

San Luis Potosí

En tragedia terminó el viaje de un grupo de peregrinos que acababan de salir del Santuario de la Virgen de Torrecitas en el municipio de Santa María del Río, pues el autobús en el que se trasladaban se quedó sin frenos y fue a caer a un voladero de alrededor de 200 metros de profundidad, dejando 12 personas muertas y más de 30 personas heridas.

El percance ocurrió después del mediodía del domingo en una carretera estatal y de acuerdo a la versión de testigos y sobrevivientes, el autobús utilizado como transporte de personal llevaba unos 50 pasajeros que segundos antes habían salido del templo a donde cada año van a venerar a la conocida como Virgen de las Torrecitas que es una imagen de la Virgen María representada en un singular peñón.

Apenas había circulado unos cuantos metros cuando a la unidad manejada por Juan Ramón Moreno Carrillo, no le respondieron los frenos y se fue a gran velocidad al ser una pendiente descendente muy prolongada.

Con los nervios encima y los gritos de los pasajeros que se dieron cuenta de lo ocurrido, en el trayecto chocó con dos automóviles que estaban estacionados, para luego irse al precipicio.

Los cuerpos de varias personas salieron disparadas por las ventanillas y otros quedaron aplastados por los fierros retorcidos, pues la unidad quedó volcado con las llantas arriba.

Los gritos de los testigos y los lamentos desgarradores de los heridos hicieron una escena desgarradora. Cinco quedaron sin vida y otros cinco fueron sacados – con muchas dificultades por lo difícil del terreno - aún con signos vitales hasta la entrada del templo, pero ahí expiraron. Otro murió en la clínica 50 del IMSS y otro más en el Centro de Salud de la cabecera municipal.

Al lugar llegaron agentes de la Policía Municipal, Estatal y Federal, así como ambulancias de la Cruz Roja, pero muchos utilizaron sus vehículos particulares para trasladar a los heridos antes que llegaran los cuerpos de auxilio.

Fue hasta poco después de las cinco de la tarde que el agente del Ministerio Público que estaba de guardia llegó al lugar y tomó conocimiento de los hechos, dando fe de los occisos.

El chofer del autobús se dio a la fuga y se desconoce si también resultó herido.