Muere taxista al chocar contra repartidor de gas

Uno de los conductores invadió el carril contrario por querer esquivar un bache del camino.
Se requirió equipo hidráulico para sacar el cuerpo del conductor del taxi.
Se requirió equipo hidráulico para sacar el cuerpo del conductor del taxi. (Gustavo González)

San Diego de Alejandría

Un taxista de la central camionera de Guadalajara murió la mañana de este domingo en San Diego de Alejandría, luego de chocar su carro de alquiler contra una camioneta repartidora de gas, la que presuntamente invadió el carril contrario y provocó el percance.

El taxi, un Nissan Tsuru, con sitio en la central nueva de Guadalajara, circulaba este domingo por la carretera San Diego de Alejandría-Purísima de Bustos, con solo su conductor a bordo, cuando una camioneta repartidora de gas que circulaba en sentido opuesto, al parecer su chofer quiso esquivar un bache, invadiendo el carril contrario y chocando de frente contra el carro de sitio.

Luego del impacto, el auto compacto quedó totalmente destrozado del frente y parte de la cabina, quedando su conductor prensado, mientras que la camioneta quedó sobre su costado.

El chofer del camión repartidor pudo salir por su propio pie de su unidad, mientras que el taxista quedó prensado dentro de la cabina y a la llegada de los socorristas ya no presentaba signos vitales, para sacar su cuerpo fue necesario cortar los fierros retorcidos del vehículo con equipo hidráulico.

Por su parte, el empleado de la gasear, de nombre Jaime Hernández Romo, de 47 años y vecino de San Diego de Alejandría, solo presentaba heridas leves y fue dado de alta en el mismo lugar de los hechos, aunque quedó a disposición de agentes de la Fiscalía Central, por su participación en la muerte del otro conductor.

Del trabajador del volante sólo se pudo hallar un gafet a nombre de Mario Berlanga Valadez, originario de Guadalajara.

Un agente del Ministerio Público tomó conocimiento de los hechos y el cuerpo del occiso fue llevado a la morgue regional de Lagos de Moreno, a la espera de que se presenten sus familiares para identificarlo y reclamar sus restos.

Debido a que los vehículos siniestrados quedaron totalmente atravesados en la carretera, se generó un congestionamiento vial, donde los conductores debían circular a vuelta de rueda por las orillas del camino.