Muere obrero intoxicado con soldadura

Fue hasta la llegada de elementos de la Cruz Roja que se pudo determinar que el trabajador identificado como Rogelio Cruz ya no contaba con signos vitales luego del accidente.
El trabajador no alcanzó a llegar con vida al hospital.
El trabajador no alcanzó a llegar con vida al hospital. (Noel Veragara)

Tampico

Un obrero perdió la vida luego de sufrir un accidente de trabajo; cuando se encontraba soldando una estructura en un ingenio sin la debida protección, se intoxicó a tal grado que sus pulmones se fueron cerrando poco a poco.

Alrededor de las 20:45 horas una ambulancia del Sector Salud del municipio de Pánuco Veracruz arribó a las instalaciones de la Cruz Roja de Tampico.

De la unidad bajó el operador y otras personas quienes introdujeron al lugar a un hombre solicitando rápidamente el auxilio ya que no podía respirar.

El médico de guardia trató de brindarle los primeros auxilios a quien fue identificado como Rogelio Cruz Flores de 49 años de edad, pero luego de tomar sus signos vitales determinaron que ya no contaba con vida.

La trabajadora social de dicha institución reportó el deceso a la Central de Emergencias por lo que al sitio arribó el agente Tercero del Ministerio Publico Investigador Rodney Cárdenas, personal de la Procuraduría General de Justicia y del Servicio Médico Forense.

De acuerdo a la información investigada en el lugar de los hechos, el ahora occiso al encontrarse soldando una estructura en el Ingenio Azucarero de Pánuco Veracruz, la empresa no le brindó el equipo adecuado para protección y seguridad. Es por eso que inhaló los gases que soltó la soldadura ocasionando que se desvaneciera y su respiración se redujera a tan solo un 10 por ciento. Desde ese momento el obrero estuvo convaleciente y de acuerdo a sus familiares, el Ingenio lo obligó a que siguiera laborando durante un prolongado tiempo.

Cuando era trasladado al hospital del IMSS de ciudad Madero, tuvo complicaciones para respirar por lo que fue llevado a la Cruz Roja pero lamentablemente llegó sin vida