Muere enfermera en ataque a ambulancia

La fiscalía y la SSA estatales acuerdan que personal de salud vaya con agentes cuando deban atender emergencias en lugares apartados.
La camioneta que fue baleada en el poblado de Gosogachi, en el municipio de Urique.
La camioneta que fue baleada en el poblado de Gosogachi, en el municipio de Urique. (Especial)

Chihuahua

Un grupo armado emboscó una ambulancia en el poblado de Gosogachi, del municipio de Urique, lo que dejó una enfermera muerta y un médico herido.

La fiscalía estatal reportó que el personal de salud se dirigía a atender una emergencia, a bordo de una pick up F-150 1998 habilitada como ambulancia.

Al pasar por una brecha fueron atacados por gatilleros. La enfermera María Trinidad Muñoz Herrera, de 59 años, recibió un disparo en el cuello y falleció cuando era trasladada al hospital.

“El médico recibió un impacto en el brazo derecho, por lo cual fue trasladado a un nosocomio en la ciudad de Chihuahua, donde se reporta fuera de peligro”, precisó la dependencia estatal.

Aunque algunas versiones señalaron que en el lugar había ocurrido un enfrentamiento entre grupos antagónicos, la fiscalía reportó que desplegó a agentes por Gosogachi y comunidades como Uruachi, Ranchería y Arechuivo sin que fueran encontrados heridos o muertos, por lo que se presume que el ataque fue directo contra la ambulancia.

También destacó que acordó con la Secretaría de Salud estatal que “toda emergencia que deba ser atendida por personal médico en lugares apartados, sean acompañados por agentes”.

Urique está ubicado al suroeste de la Sierra Tarahumara, que es una de las zona más asediadas por la delincuencia organizada en Chihuahua, por lo que la población exige el apoyo de los gobiernos federal y estatal.

Uno de los casos más violentos en la región ocurrió en marzo pasado, cuando las autoridades hallaron tres cadáveres calcinados en una camioneta abandonada en el poblado de Hormigueros.

La fiscalía estatal dio a conocer también que en una casa de la calle Plaza de Córdoba 1980, de la colonia Jardines del Sol, de la ciudad capital, fue hallado el cadáver de un hombre.

La víctima, que fue identificada como Héctor Sánchez Hernández, de 46 años, tenía “una herida punzopenetrante” en el cuello, y fue localizada en una bañera con una cobija encima.

INVESTIGAN A POLICÍAS

Policías de Guadalajara fueron llevados a declarar a la delegación de la Procuraduría General de la República (PGR) en Jalisco desde el viernes, en torno al homicidio de Javier Galván, delegado del Issste y ex líder del PRI en la entidad.

Así lo dieron a conocer funcionarios allegados a la investigación del caso, quienes señalaron que la presunta implicación de los agentes se desprende de las declaraciones de los seis supuestos miembros de La Empresa, célula ligada al cártel Nueva Generación, detenidos por este asesinato. 

Los sospechosos revelaron al MP Federal que tenían una red de protección por parte de los agentes de Guadalajara, entre ellos un supuesto supervisor de la corporación a quien apodan El Jordan.

Hasta el momento ninguno de los detenidos ha sido consignado, pues la fiscalía estatal sigue recabando pruebas en torno al homicidio de Galván.

MILENIO dio a conocer que elementos de la Fuerza Única detuvieron la semana pasada a seis personas, quienes presuntamente participaron en el homicidio del ex dirigente priista.

El operativo, llevado a cabo por la Fiscalía General del estado en la colonia Lomas de Independencia, dejó como resultado la detención de los implicados luego del cateo a un inmueble, en donde fueron decomisados vehículos y armas.

Javier Galván Guerrero fue asesinado el pasado 19 de junio, cuando iba a bordo de su camioneta blanca, con placas 777-ZSP, y transitaba por la avenida López Mateos, en la colonia Ladrón de Guevara.

Según testigos, fue interceptado por sujetos que viajaban en una camioneta, luego de que un auto que iba al frente le impidiera el paso.

Con información de: Corresponsalía.

:CLAVES

RETIENEN A DIRIGENTE

Un grupo de hombres armados  mantuvo retenido por unas cinco horas a José Felipe de la Paz, presidente del Comité Municipal del PRI en San Miguel Totolapa, municipio de la Sierra de Guerrero.

De acuerdo con las primeras versiones, los hechos ocurrieron la tarde del viernes, cuando el dirigente priista circulaba por calles del centro del municipio, cuando fue interceptado por los delincuentes.

Los gatilleros se llevaron a José Felipe, cuya familia pidió ayuda al PRI pero no presentó denuncia. El dirigente fue liberado alrededor de las 23 horas.