En Morelia ya hay grupos de autodefensa, dice Mora

"No tenemos necesidad de llegar armados; ahí estará la policía", señala José Manuel Mireles; Ios voceros del movimiento anuncian que esta semana serán 'liberados' Cotija y Tingüindín.
Líderes de los grupos de civiles armados se reunieron con el legislador Silvano Aureoles.
Líderes de los grupos de civiles armados se reunieron con el legislador Silvano Aureoles. (Javier García)

México y Michoacán

Hipólito Mora, vocero del grupo de autodefensa de Buenavista Tomatlán, reveló que ya hay miembros de esas organizaciones de civiles armados en Morelia y pronto empezarán "a reventar a integrantes de Los caballeros templarios, a quienes tenemos bien ubicados".

Los líderes del Consejo General de Autodefensas de Michoacán afirmaron que en los próximos días ingresarán, junto con las fuerzas federales, a la capital del estado para señalar las casas de los templarios que viven ahí.

Entrevistados al finalizar un encuentro con Silvano Aureoles, presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, Hipólito Mora, José Manuel Mireles y Estanislao Beltrán, voceros del movimiento, precisaron que los grupos de autodefensa irán desarmados, no así las fuerzas federales.

Subrayaron que la entrada a Morelia no tiene fecha, pero adelantaron que esta misma semana "liberarán" Cotija y Tingüindín para avanzar después sobre Zamora y otras ciudades, como Lázaro Cárdenas.

Mora dijo que los autodefensas que están en Morelia son profesionistas, comerciantes y empresarios oriundos de la capital del estado. Se trata, dijo, de personas afectadas por cobro de piso, secuestro y extorsión.

José Manuel Mireles, líder en Tepalcaltepec, dijo que no puede revelar la estrategia para atrapar a los templarios. No especificó los lugares donde están sus líderes, pero dijo que no habrá necesidad de llegar armados.

"Morelia es sede de los cuerpos de seguridad; ahí hay agentes de la Procuraduría de Justicia estatal y de la Secretaría de Seguridad Pública, por eso no es necesario entrar con armas", detalló.

En su encuentro con el legislador perredista, los representantes de las autodefensas hicieron un recuento de la situación y demandaron no solo la captura de los líderes templarios, sino castigo a autoridades civiles y policiacas ligadas a la delincuencia.

Instaron al diputado michoacano a impulsar acciones de gobierno a favor de los cientos de desplazados por la violencia en la entidad, incluidos 5 mil huérfanos en Tierra Caliente.

Aureoles se comprometió a dar seguimiento al ejercicio de los 45 mil millones de pesos que el presidente Enrique Peña Nieto anunció para la reconstrucción de Michoacán.

"La paz, la tranquilidad y la reconciliación son demandas superiores; se requieren en Tierra Caliente y en Michoacán", puntualizó el perredista.

"Este encuentro me permite tener una percepción más clara, más elementos objetivos sobre la problemática en Tierra Caliente, pero no es la única, por cierto, en el estado, pero aquí se ha agudizado la situación".

Aureoles hizo un reconocimiento a los grupos de autodefensa por su valor para enfrentar a las organizaciones criminales. Señaló que en principio operaron al margen de la ley y después decidieron transitar hacia un proceso de regularización.

El encuentro duró casi dos horas y ahí se analizó la situación de inseguridad en Tierra Caliente a mes y medio de que el gobierno federal asumiera las funciones de seguridad en los 27 municipios de la región.

Escapa El Chayo

José Manuel Mireles, líder de los grupos de autodefensa de Tepalcaltepec, Michoacán, aseguró que el líder de Los caballeros templarios, Nazario Moreno, El Chayo, escapó el sábado de un rancho de Tumbiscatío.

Los grupos de civiles armados sitiaron el inmueble, pero llegaron 20 minutos tarde; sin embargo, dijo que al menos 3 mil hombres van tras él para capturarlo vivo o muerto, porque difícilmente se rendirá o entregará.

Mireles aseguró que los cabecillas de esa organización criminal correrán la misma suerte que Francisco Galeana, El Pantera, abatido por las fuerzas federales la semana pasada.