Modus operandi del secuestro virtual

Cuatro integrantes de un grupo musical y un empresario, fueron privados de su libertad mediante una llamada telefónica.

Ciudad de México

Recientemente en Querétaro y en la Ciudad de México, se reportaron dos casos en los que españoles fueron víctimas de secuestro sin haber estado en el mismo lugar que sus plagiarios.

Se trata del “secuestro virtual”, en el que los delincuentes asustan y amenazan a su víctima, para obligarla a que por su propio pie se traslade a un sitio en el que le impiden comunicarse con familiares, amigos y compañeros.

El primero caso que se dio a conocer, fue el de un empresario catalán en Querétaro, y el segundo el de los cuatro músicos del grupo Delorean en la Ciudad de México.

En ambos casos, las víctimas se encontraban en los hoteles donde se hospedaban cuando recibieron la llamada telefónica. La voz al otro lado de la línea se presentaba como un policía mexicano.

En el caso del secuestro virtual en Querétaro, el supuesto policía alertó al empresario español que debía abandonar el hotel debido a que se realizaría una redada. A los músicos del grupo Delorean, se les informó que estaba por registrarse un tiroteo y que por su seguridad debían abandonar el lugar.

La instrucción siguiente fue la misma en los dos casos: hospedarse en otro hotel. En el caso del empresario, los plagiarios le pidieron que comprara un teléfono de prepago.

Una vez hospedados en el otro hotel, las plagiarios anunciaron a sus víctimas que se trataba de un secuestro; al empresario, le dijeron que la operación era realizada por Los Zetas, y le indicaron que no debía de apagar el teléfono prepago que recién compró.

A partir de ese momento, los secuestradores mantuvieron a sus víctimas todo el tiempo al teléfono, impidiéndoles que se comunicaran con alguien más. En el caso del empresario, la llamada duró 20 horas.

Mientras, los secuestradores realizaron la negociación de liberación con los familiares de las víctimas de secuestro.