Corte dejó libre al asesino de mis padres: hija de víctimas

María Fernanda Zamudio afirmó que su tío Alfonso Martín del Campo mató a sus padres y dijo que teme que pueda lastimar a su familia.
Patricia Martín del Campo Dodd, Alfonso Martín del Campo Dodd y Gerardo Zamudio Aldaba.
Patricia Martín del Campo Dodd, Alfonso Martín del Campo Dodd y Gerardo Zamudio Aldaba. (Tomada de alfonsomartindelcampododd.com)

Ciudad de México

Los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación dejaron suelto al asesino de mis padres con la liberación de Alfonso Martín del Campo, a quien la SCJN ordenó liberar ayer por considerar que fue torturado para autoincriminarse por el asesinato de su hermana y su cuñado hace 23 años, dijo María Fernanda Zamudio.

"Luchamos y luchamos, y por funcionarios corruptos y que solo ven por sus intereses dejen libre a un homicida", dijo María Fernanda Zamudio en entrevista con Ciro Gómez Leyva para Grupo Fórmula.

Ayer, la primera sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación ordenó la inmediata libertad de Alfonso Martín del Campo Dodd, luego de que le otorgó un amparo liso y llano porque existen pruebas que demuestran que fue torturado para autoincriminarse por el asesinato de su hermana, Patricia Martín del Campo Dodd, y su cuñado, Gerardo Zamudio Aldaba, hace 23 años.

La sobrina de Alfonso Martín del Campo Dodd dijo que presenció cómo su tío mató a sus padres, por lo que teme que pueda hacerle daño a ella o a su familia.

"Yo lo vi, y yo sé que él fue y sé de lo que es capaz. Es muy triste que la justicia y a los ministros les valgan los seres humanos", dijo.

"Tengo miedo por mí, por mis hermanas, por mi familia, y responsabilizo a los ministros por su decisión", dijo.

Explicó que entregaron a la Suprema Corte de Justicia de la Nación tres dictámenes, uno de la PGR y otro de la Comisión de Derechos Humanos del DF, en los que se indica que Alfonso Martín del Campo no fue torturado y que los ministros consideraron solo el dictamen de la defensa y que realizó la defensa de su tío.

"Me da mucha tristeza ver como el crimen de mis padres ha quedado impune", dijo.