Violador pasará 15 años preso en Cereso de Apodaca

Carlos Alberto tiene otras cuatro carpetas judiciales que le integran por delitos similares y un proceso por privación ilegal de la libertad de una de las menores a la que no alcanzó a atacar.
Carlos Alberto Garza Garza, de 30 años, fue notificado ayer de su condena.
Carlos Alberto Garza Garza, de 30 años, fue notificado ayer de su condena. (Especial)

Monterrey

A 15 años de prisión fue sentenciado el primer violador en serie que es juzgado en el nuevo sistema acusatorio y el dicho de una de sus primeras víctimas fue la principal prueba que tomaron en cuenta los jueces del recinto colegiado de juicios orales que analizaron el caso que trascendió en julio de 2014 y en el que lo consideraron responsable de la autoría material del delito de equiparable a la violación.

Carlos Alberto Garza Garza, de 30 años, fue notificado ayer de la condena que lo obliga a permanecer recluido en el Cereso de Apodaca, donde se encuentra desde hace casi dos años, cuando fue detenido por elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones.

Durante la lectura de la sentencia se advirtió que además de la versión clara de la menor, en ese entonces, de 6 años, la responsabilidad de Garza Garza se acreditó con pruebas periciales que presentó la agente del Ministerio Público que integró la carpeta judicial, quien también consiguió que lo condenaran a cubrir 26 mil pesos como pago de reparación de daño por las sesiones sicológicas que recibió la afectada.

Entre esas probanzas están los dictámenes médicos físicos y los sicológicos a los que fue sometida la menor, con los cuales se acreditó que sufría de una fuerte angustia por el ataque sexual del que había sido víctima.

MAYO DE 2014

De acuerdo a la menor, el 6 de mayo de 2014, entre las 11:00 y 12:00 su mamá la mandó a comprar jabón a una tienda ubicada cerca de su domicilio, en la colonia Fomerrey 116, y cuando se dirigía al negocio en su bicicleta la interceptó un hombre que conducía un vehículo color obscuro y chico.

Aseguró que el hombre se la robó y la llevó a otra colonia, que resultó ser la Mirasol, donde antes de abandonarla la agredió sexualmente y después le dio cinco pesos para que comprara un jugo.

La pequeña agregó que después el desconocido la abandonó y una vecina del sector la ayudó y llamó a la Policía.

Esta es la primera condena por delitos sexuales que recibe Carlos Alberto Garza Garza, pero tiene otras cuatro carpetas judiciales que le integran por delitos similares y un proceso por privación ilegal de la libertad de una de las menores a la que no alcanzó a atacar.

PZVB