Investigan a joven por muerte de su pareja

Ana Aguilar de 26 años, fue encontrada sin vida en su domicilio ubicado en la Cerrada Rubí dentro de la colonia Residencial del Norte de Torreón.
Encuentran el cuerpo de una mujer en su casa dentro de la Cerrada Rubí de Torreón.
Encuentran el cuerpo de una mujer en su casa dentro de la Cerrada Rubí de Torreón. (Milenio Digital)

Torreón, Coahuila

Una barda pintada con la imagen de la Virgen de Guadalupe, da la bienvenida a la Cerrada Rubí, dentro de la colonia Residencial del Norte. A simple vista en la calle no ha pasado nada: las familias están dentro de sus hogares y un gran silencio que solo es perturbado por ladridos ocasionales, permanece en el lugar, nadie se imaginaría que en la cerrada, solo unas horas antes, un crimen había tenido lugar.

Ana Aguilar Félix, una joven madre de 26 años, vivía casi al fondo de la cerrada acompañada de su pequeña hija de 10 años, de su perro llamado Max y de su pareja sentimental, Jorge Bonifacio.

A principios del año, en enero, la pareja se fue a vivir a la colonia, los vecinos dicen que era una muchacha tranquila, siempre los saludaba y que no se metía con nadie.

Aunque lentamente los gritos de Ana cesaron, devolviéndole la calma a la cerrada Rubí, los ladridos de Max, que aún horas después del asesinato esperaba afuera de la casa el regreso de su dueña, echado en el piso, con las patitas cruzadas y la mirada triste, continuaron, al igual que el llanto de la niña. 

La mañana de este jueves los habitantes vieron la luz del sol con la tranquilidad y el silencio característicos del lugar, se levantaron y partieron con rumbo a sus trabajos y escuela, quienes se quedaron en casa comenzaron con su labores hogareñas.

La mañana circulaba tranquila, hasta que los gritos de una mujer cayeron sobre las puertas y ventanas, una de las vecinas se percató de que los gritos provenían de la casa de Ana, pero no se preocupó demasiado, “ahí siempre tenían problemas y salían ellos dos gritando, bueno la muchacha, así que no les hice caso”, comentó. Sin darse cuenta, tanto la vecina como muchos de los habitantes de la región comenzaron a acostumbrarse a la violencia.

Ana estaba siendo brutalmente atacada, presuntamente por su pareja amorosa, quien la ató de pies y manos, la golpeó y según las primeras investigaciones, se sospecha, la violó, para después ahorcarla con una camisa y dejando su cuerpo en el suelo de la casa, todo esto, se presume, lo realizó frente a su pequeña hija.

Fue la niña quien buscó ayuda guiando a las autoridades y a un familiar a su casa, para mostrar el cuerpo inerte de su madre, quien yacía sobre el suelo.

Su presunto asesino huyó del lugar y aunque los vecinos dicen que Ana “no convivía con nadie”, su ausencia se sintió sobre la calle y en su casa, con los vidrios rotos y las cintas del área de seguridad aún acordonando el lugar y una Virgen de Guadalupe viendo con dirección al hogar.

TE RECOMENDAMOS: Encuentran a mujer sin vida




cfg