Michoacán, Sonora, Guerrero y NL, en el centro de la disputa

Para los principales partidos su estrategia de captación de votos será alabar o denostar las leyes que se aprobaron en el Congreso de la Unión.

México

Las piezas del tablero político comienzan a moverse para las elecciones de 2015, en las que la principal disputa estará en la renovación de nueve gubernaturas, la Cámara de Diputados y las 16 delegaciones del Distrito Federal.

Pasado el clima de armonía y diálogo originado por la aprobación de las reformas estructurales del presidente Enrique Peña Nieto y con la entrada de nuevos partidos a la democracia nacional, el próximo año se jugarán mil 9 alcaldías y 650 diputaciones locales.

Para los principales partidos su estrategia de captación de votos será alabar o denostar las leyes que se aprobaron en el Congreso de la Unión, principalmente la energética y la fiscal.

O bien el impulso de tres consultas populares: el PRI con la reducción de legisladores plurinominales, el PAN con el aumento del salario mínimo y el PRD con la revocación de las modificaciones constitucionales de la reforma en materia petrolera.

Por su importancia, cuatro entidades son las que concentrarán la atención de los principales partidos: Guerrero gobernada por el PRD, Sonora encabezada por el PAN y los priistas en Nuevo León y Michoacán.

Sin menoscabar su trascendencia, el PRI buscará mantener Querétaro, San Luis Potosí, Campeche y Colima, mientras que los panistas Baja California Sur.

También se dará el primer choque entre el PRD —que controla la Ciudad de México desde 1997— contra Andrés Manuel López Obrador, quien dispondrá de sus mejores cuadros para mermar el bastión perredista con su Morena.

Pero primero hay que definir  quién es quién en el tablero político de 2015 y las posibilidades que tiene de hacerse, primeramente, de una candidatura y de llevarse el triunfo.

Michoacán, azotada en los últimos años por la violencia originada por los grupos delincuenciales que operan en la entidad, renovará su Ejecutivo para un periodo de seis años.

Es el primer estado donde se tiene registro de cómo un cártel de la droga operó a favor de un candidato, cuando Los Caballeros Templarios, a través de sobornos y amenazas, apoyaron al ex gobernador Fausto Vallejo.

La publicación de videos en los que gran cantidad de políticos locales aparecen dialogando con el líder criminal Servando Gómez La Tuta, en especial, el ex secretario de gobierno Jesús Reyna y Rodrigo Vallejo, hijo del ex mandatario, acabaron por mermar la imagen del PRI.

Pese a lo anterior, hay priistas como el alcalde de Morelia, Wilfrido Lázaro, o bien, el senador Ascención Orihuela, que buscan rescatar el prestigio de su partido, alzarse con la candidatura y mantener el estado.

Quien puede figurar como el caballo negro de la elección es el director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Enrique Ochoa, quien ha platicado de su interés a su círculo cercano.

Frente a ellos el PAN tiene tres cartas fuertes: Luisa María Calderón, Salvador Vega Casillas y Marko Cortés. Los dos primeros pertenecen a la corriente crítica al interior del blanquiazul que ha cuestionado las decisiones de su presidente, Gustavo Madero.

Incluso ambos senadores en la contienda interna apoyaron al rival de Madero, Ernesto Cordero. La hermana del ex presidente Felipe Calderón buscará la nominación por segunda ocasión, mientras que el ex secretario de la Función Pública ha trabajado de la mano con el panismo local para obtenerla.

Cortés tiene amplias posibilidades, toda vez que este año fungió como coordinador de campaña nacional de Madero en la contienda interna y lo llevó al frente del Comité Ejecutivo Nacional.

El perredista Silvano Aureoles, presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, surge como el aspirante más fuerte. Desde que obtuvo una curul en San Lázaro ha trabajado por ganar las simpatías de los diferentes actores locales y nacionales.

Dentro de la discusión de las reformas estructurales en el Congreso de la Unión, Aureoles fue acusado por sus correligionarios de “tibio” con los priistas con tal de buscar la nominación. El ex líder parlamentario es hombre de todas las confianzas de su dirigente nacional, Jesús Zambrano, y deberá buscar la candidatura contra el diputado local Fidel Calderón y el senador Raúl Morón.

En Guerrero, cuatro personajes: dos perredistas y dos priistas son los amplios favoritos a suceder a Ángel Aguirre, aunque muchos esperan la decisión de la secretaria de Turismo, Claudia Ruiz Massieu, para hacer oficiales sus aspiraciones.

Manuel Añorve, desde su cargo de vicecoordinador del PRI en la Cámara de Diputados y con el respaldo total de su líder Manlio Fabio Beltrones, irá en una segunda oportunidad por la gubernatura.

El ex alcalde de Acapulco tiene bajo el brazo el apoyo de varios sectores del PRI por su cabildeo en las reformas del presidente Peña Nieto y haber sido fundamental para canalizar recursos a las zonas devastadas por los huracanes Ingrid y Manuel en 2013.

En la contienda interna del PRI aparece también el alcalde de Chilpancingo, Mario Moreno, quien presume su cercanía y el apoyo del gobernador Aguirre  para ser su sucesor.

Una de las situaciones que juega contra el presidente municipal es la libertad con la que opera la CNTE en su territorio, que lo mismo bloquea la Autopista del Sol o permite la destrucción de las sedes locales de los partidos.

Entre los círculos priistas reconocen que las aspiraciones de Añorve y Moreno dependen de la decisión de la secretaria de Ruiz Massieu de contender por la gubernatura, pues contaría con el respaldo del gobierno federal.

Los senadores Sofío Ramírez y Armando Ríos Piter son los personajes que pretenden que la entidad siga siendo bastión del PRD. Ninguno de los dos falta a los actos oficiales que se desarrollan en el estado.

El priismo regiomontano tiene una larga lista de aspirantes a suceder a Rodrigo Medina, cada uno desde sus diferentes trincheras busca mantener la continuidad de su partido de cara al proceso electoral.

Por un lado están los diputados federales, entre los que destaca Héctor Gutiérrez de la Garza, quien es de los hombres de confianza de su coordinador Beltrones, y fue fundamental en la aprobación de reformas como la político-electoral y de telecomunicaciones.

Asimismo, sus compañeros de bancada Abel Guerra y Javier Cantú han destacado en la 62 Legislatura por su trabajo a favor de la entidad y las discusiones de las legislaciones estructurales.

En el Senado las priistas Cristina Díaz, Marcela Guerra e Ivonne Álvarez han aprovechado su escaño para hacer proselitismo a favor de sus aspiraciones.

A escala local es Jorge Domene, vocero del gobierno local, quien de acuerdo con los círculos priistas regios es quien cuenta con el apoyo del gabinete y del propio Medina.

Sin embargo, como en el caso de Guerrero, será hasta que el secretario de Economía, Idelfonso Guajardo, defina su destino cuando los antes mencionados declaren sus intenciones.

Dentro del PAN figuran tres personajes: Felipe de Jesús Cantú, Adalberto Madero, pero quien destaca es la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes, quien cuenta con el apoyo del grupo político de Fernando Larrazábal y por ende del presidente nacional blanquiazul.

Para el estado panista de Baja California Sur figuran por el PRI la alcaldesa de La Paz, Esthela Ponce, y los senadores Isaías González y Ricardo Barroso. Mientras que del PAN el también legislador Carlos Medina Davis y, del PRD, Antonio Agúndez, munícipe de Los Cabos.

En Campeche otro beltronista: Alejandro Moreno, presidente de la Comisión de Gobernación de la Cámara de Diputados, buscará la nominación contra el senador Raúl Pozos y el comisionado antisecuestros, Renato Sales.

Por el PAN el senador Jorge Luis Lavalle y el diputado federal Jorge Rosiñol buscarán arrancarle al PRI la entidad. El PRD apostará por cuadros locales como la regidora de Campeche, Guillermina Arceo, el diputado local Abraham Bagdadi o el empresario petrolero Fernando Dante; mientras que Morena perfila a la senadora Layda Sansores, incondicional  de López Obrador.

En Colima, otro político afín a Beltrones: Arnoldo Ochoa buscará la candidatura contra el subsecretario de Comunicaciones y Transportes, Ignacio Peralta; el alcalde de Colima, Federico Rangel, y la senadora Mely Romero.

Por parte del PAN el coordinador del partido en el Senado, Jorge Luis Preciado —cercano a Madero—, puede concretar sus aspiraciones de vencer a Virgilio Mendoza, alcalde de Manzanillo.

El PRD perfila a la presidenta municipal de Cuauhtémoc, Índira Vizcaíno.

Morena elegirá de entre Bertha Alicia Yáñez y el general José Francisco Gallardo a su candidato a la gubernatura de Colima para la elección del próximo año, así lo manifestó López Obrador, quien agregó que desde ahora se dan a conocer sus propuestas para que la sociedad las conozca, “aquí no hay tapados”.

En San Luis Potosí el PRI pretenderá mantenerse en el Ejecutivo local con el alcalde la ciudad capital, Mario García, o bien, con el diputado local Fernando Pérez.

El PAN apostará por sus legisladores Octavio Pedroza y Juan Pablo Escobar. Quien puede dar la sorpresa en el blanquiazul es Alejandro Zapata Perogordo, hombre de todas las confianzas de Madero.

En Sonora el PRI tiene entre sus legisladores federales al candidato que buscará arrebatarle al PAN la entidad: se perfilan para la contienda los senadores Ernesto Gándara o Claudia Pavlovich, así como el diputado Antonio Astiazarán.

En la misma situación está el PAN en el que por un lado el senador corderista Héctor Larios y el maderista Mario Sánchez Ruiz buscarán mantener el bastión blanquiazul. (Con información de: corresponsales)