México retrasa repatriación de falsos periodistas en Nicaragua

La Corte Suprema de Justicia de aquel país afirmó que el problema es la "burocracia" mexicana, "en el sentido de que quieren aclarar hasta la última letra de cada nombre".
Los mexicanos podrían ser deportados a México en próximos días.
Los mexicanos podrían ser deportados a México en próximos días. (Especial)

MANAGUA

La "burocracia" mexicana ha retrasado la repatriación de 18 falsos periodistas mexicanos que cumplen en Nicaragua condenas de 17 y 18 años de prisión por lavado de dinero y narcotráfico, informó este martes la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

"El problema es esa burocracia" que ha puesto México para ejecutar la repatriación, "en el sentido de que quieren aclarar hasta la última letra de cada nombre, de cada una de las personas que van a ser llevadas" a su país, dijo la presidenta de la CSJ, Alba Ramos, tras una actividad en el parlamento.

Los 18 mexicanos fueron detenidos en Nicaragua en agosto de 2012 por transportar 9.2 millones de dólares ocultos en vehículos tipo Van que llevaban emblemas falsos de la cadena Televisa, en los que la policía dijo haber encontrado, además, rastros de droga.

"Se supone que hay buena voluntad de ambos países para realizar el trámite" de extradición sobre la base de convenios bilaterales vigentes, agregó Ramos, quien dijo desconocer a qué se debían las trabas que ha puesto México.

"Puede ser que no les guste mucho que se vayan a su país", especuló la funcionaria, señalando que Nicaragua desea deportar a los mexicanos antes de que termine el año.

En Nicaragua "no tenemos las mejores cárceles del mundo" y los falsos periodistas detenidos "son personas que requieren de muchas medidas de seguridad y, por lo tanto, para nosotros es deseable que se vayan" a México, que tiene "mejores condiciones", argumentó.

Ramos anunció que junto a "los 18" viajarán otros 22 mexicanos que están presos en Nicaragua, en su mayoría por narcotráfico.

En enero de 2013, lo falsos periodistas fueron condenados por un juez a la pena máxima de 30 años por lavado de dinero, narcotráfico y asociación al crimen organizado.

En octubre, un tribunal de apelaciones redujo la condena a 17 y 18 años de prisión, y el 18 de noviembre pasado la Corte de Justicia ordenó repatriar a los detenidos para que cumplan las penas en su país.

Según las autoridades nicaragüenses, el grupo era liderado por Raquel Alatorre y pertenecía a una red que se encargaba de trasladar dinero "negro" y llevar drogas por la región.