Llegan a Corte casos de capos del narcotráfico

El primero está libre y es buscado por la Procuraduría General de la República; el otro trata de recuperar algunos privilegios
Milenio
Milenio

México

En un hecho casi inusual, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) analizará dos casos que guardan relación con igual número de capos del narcotráfico, uno de ellos que está libre y es buscado por Procuraduría General de la República (PGR) y otro que busca recuperar privilegios.

Se trata de Rafael Caro Quintero y de Miguel Ángel Félix Gallardo, este último para quien trabajaron la mayor parte de los líderes históricos del narcotráfico, entre ellos el más buscado a escala mundial: Joaquín El Chapo Guzmán.

El próximo miércoles, la Primera Sala de la Corte tendrá la oportunidad también de pronunciarse sobre el recurso que promovió la familia del extinto agente de la DEA Enrique Camarena Salazar, asesinado en Guadalajara, Jalisco, en 1985, a manos de Caro Quintero.

El primer asunto enlistado para ser discutido es el de Miguel Ángel Félix Gallardo, el cual será expuesto bajo la ponencia de la ministra Olga Sánchez Cordero.

Félix Gallardo impugnó un acuerdo del 23 de julio del presente año dictado por el Cuarto Tribunal Unitario en Jalisco.

Esta persona reclamó la resolución que impide su traslado a otra prisión de menor seguridad; Félix Gallardo permanece recluido desde 1989.

En 2007, le ganó una batalla legal a la Procuraduría General de la República (PGR) que obligaba a que se le devolvieran terrenos y edificios departamentales.

El segundo tribunal unitario en materia penal del primer circuito confirmó la resolución emitida por el juzgado octavo de distrito de procesos penales federales, que había ordenado la devolución de al menos 10 propiedades y terrenos que se localizan en un exclusivo fraccionamiento de Culiacán, Sinaloa.

Ahora la Corte revisará este nuevo proceso (del traslado) que le fue enviado por el primer tribunal colegiado en materia penal del tercer circuito.

Bajo la ponencia del ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, la Primera Sala  también discutirá el caso de Rafael Caro Quintero, mismo que ha confrontado a la PGR con el Poder Judicial de la Federación (PJF).

Luego de 28 años de estar preso en distintas cárceles del país, el mítico capo del narcotráfico abandonó el 9 de agosto del presente año el Reclusorio Preventivo de Puente Grande, Jalisco, debido a que un tribunal federal le concedió un amparo definitivo.

La exoneración de este personaje derivó porque ya purgó las dos terceras partes de su sentencia de 40 años, por irregularidades en su proceso y porque fue absuelto de otros delitos.

El primer tribunal colegiado en materia penal del tercer circuito detectó que Caro Quintero nunca debió ser juzgado en el ámbito federal por los asesinatos del agente de la DEA Enrique Camarena Salazar y el piloto mexicano Alfredo Zavala Avelar, cometidos en 1985, en Guadalajara.

Lo anterior porque no hay registro de que el agente estadunidense haya entrado al país como diplomático o funcionario consular, como ocurre con otros norteamericanos; por lo tanto, el capo tenía que ser juzgado por un autoridad del fuero común y no federal.

En septiembre pasado, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) admitió a trámite los recursos de revisión que promovieron la PGR y familiares del agente de la DEA asesinado en México, Enrique Camarena Salazar, por la liberación del narcotraficante.