El Estado no combatirá el crimen con ilegalidad: Murillo

El procurador afirmó que están haciendo lo necesario para poner en orden el país, con sobriedad y sin espectacularidad, para construir el futuro que requiere la nación.
Estamos dando pasos firmes para que la justicia no sea sinónimo de violencia: Murillo Karam (Milenio Televisión)

MÉRIDA

Aunque el país vive un serio problema por la presencia de la delincuencia organizada, el Estado no caerá en la ilegalidad para combatirla, dijo el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam.

Mencionó que aquellos que han violado las reglas de convivencia serán sancionados en los términos de la Ley, pues eso es lo que hace un Estado en cualquier parte del mundo.

Murillo Karam afirmó que están haciendo lo necesario para poner en orden el país, con sobriedad y sin espectacularidad, para construir el futuro que requiere la nación.

Indicó que uno de los grandes méritos de esta lucha contra el crimen organizado ha sido la coordinación entre los tres poderes de la unión, lo que ha contribuido a dar grandes golpes.

Durante la inauguración de la XXXI Asamblea Plenaria de la Conferencia Nacional de Procuración de Justicia, el procurador aseguró que el Estado resolverá este problema de fondo que heredó de pasadas administraciones, para enfrentar un poder que en la realidad cuenta con poderío económico para sus ilícitas actividades.

Destacó que esta lucha inició con una planeación y con el propósito específico para llegar a cada entidad del país que lo necesita.

Murillo dijo que pueden demostrar que la estrategia implantada en algunos estados ha dado buenos resultados, incluso espectaculares, pero este plan se continuará aplicando con más cuidado, por lo que llevará más tiempo el combate contra las organizaciones delictivas.

Recordó que al inicio de la presente administración se encontraron un reto: un México agraviado, de rezagos, de víctimas y olvidados.

La consecuencia de esto, explicó, una frontera de 3 mil kilómetros con el mercado más grande del mundo en consumo de drogas; y la otra parte, una delincuencia que sofisticó, y México no estaba preparado para las consecuencias.