Mexicanos en Malasia tienen ánimo de seguir adelante: embajador

Los 3 mexicanos que fueron sentenciados a pena de muerte en Malasia no serán ahorcados en estos días, pues aún les queda un resquicio legal y pedir clemencia, dijo el embajador Carlos Félix.

Ciudad de México

Los tres mexicanos que fueron sentenciados a pena de muerte en Malasia, fallo que fue ratificado anoche por la Corte Federal de ese país, están afectados, pero tienen ánimo de seguir adelante, pues aún les queda un resquicio legal y el recurso de pedir clemencia, dijo el embajador de México en Malasia, Carlos Félix.

"Los encontré todavía obviamente afectados, pero con ánimo de seguir adelante", dijo el embajador en entrevista con Adela Micha para Grupo Imagen. 

Ayer, la Corte Federal de Malasia ratificó de forma unánime la pena de muerte contra los hermanos José Regino, Luis y Simón González Villarreal por el delito de narcotráfico.

"Se está revisando un resquicio final que podría ser la revisión de este fallo por otra audiencia y si esto no llegara a progresar se recurriría a pedir la clemencia del sultán de Johor", dijo en entrevista con Ciro Gómez Leyva para Grupo Fórmula.

Johor es uno de los tres estados que conforman Malasia y está en la frontera de Singapur, dijo el embajador en entrevista con Milenio Televisión.

La solicitud de clemencia se haría a una Junta de Perdones que, con argumentos humanitarios, "emitiría una recomendación al sultán, sin embargo, el sultán es un monarca soberano que podría aceptar o rechazar esa recomendación", dijo. 

El embajador de México en Malasia explicó que el proceso puede tomar entre 2 o más años "porque no hay un tiempo definido hasta que el monarca decida retomar" la petición de clemencia de los mexicanos, por lo que "no los ahorcarían en esos días".

Carlos Félix dijo que la Secretaría de Relaciones Exteriores ha invertido todos los recursos en este tipo de circunstancia para ayudar a los mexicanos y explicó que incluso uno de los abogados es pagado por la cancillería.