Mexicanos se declaran culpables de intentar sobornar a juez en Texas

El empresario Francisco Colorado Cessa, su hijo y un socio admitieron que intentaron sobornar con 1.2 mdd a un juez federal, con el fin de reducir una sentencia por lavado de dinero de Los Zetas.
La potra "A Dash Of Sweet Heat", también decomisada a los Zetas, fue vendida en 2012 en un millón de dólares.
Colorado Cessa cumple una pena de prisión federal de 20 años por lavar dinero de Los Zetas en compra de caballos de carreras (Archivo/AP)

Dallas

El empresario mexicano Francisco Colorado Cessa, sentenciado en septiembre pasado a 20 años de prisión por lavado de dinero relacionado con el cártel de Los Zetas, se declaró hoy culpable de intentar sobornar con 1.2 millones de dólares a un juez federal.

La Oficina del procurador federal para el Suroeste de Texas informó que también se declararon culpables del delito el hijo del empresario del mismo nombre y el socio de ambos, Ramón Segura Flores.

Los tres comparecieron este miércoles ante un juez federal en Austin, Texas, y se reconocieron culpables de un cargo de conspiración para sobornar a un juez federal.

Los acusados admitieron haber conspirado el año pasado para pagar un soborno de 1.2 millones de dólares a un juez federal con el fin de asegurar una reducción de la pena que le sería impuesta a Francisco Colorado Cessa.

El hijo de Colorado, de 25 años de edad, y Segura, de 52, fueron acusados y detenidos por el delito de soborno el 6 de septiembre de 2013, el mismo día en que le fue impuesta la sentencia a Colorado Cessa, en Austin, Texas.

De acuerdo con la denuncia penal, el juez federal al que intentaron sobornar "no participo en ningún momento" en la presunta actividad delictiva.

Colorado Cessa cumple una pena de prisión federal de 20 años por su papel en una confabulación para lavar millones de dólares de Los Zetas, obtenidos del tráfico de drogas, para comprar, entrenar y criar caballos de carreras cuarto de milla en Estados Unidos.

Tras su declaración de culpabilidad este miércoles, Colorado Cessa, de 53 años de edad, enfrenta ahora una sentencia adicional de hasta cinco años de prisión, al igual que los otros dos imputados.