‘El Menchito’, al penal del Altiplano

Funcionarios confían en que con las pruebas aportadas el capo reciba el auto de formal prisión.
Rubido García explicó que “El Menchito” fue detenido en enero del año pasado y un juez federal lo liberó el 1 de enero de 2015.
Rubido García explicó que “El Menchito” fue detenido en enero del año pasado y un juez federal lo liberó el 1 de enero de 2015. (Segob)

México

Rubén Oseguera González, El Menchito, señalado como el número dos del cártel de Jalisco Nueva Generación, fue ingresado la tarde de ayer al penal federal de máxima seguridad del Altiplano, en Almoloya de Juárez, Estado de México.

Autoridades ministeriales informaron que quedó a disposición de un juez federal con sede en Toluca por su presunta responsabilidad en los delitos de delincuencia organizada y portación de armas de fuego de uso exclusivo de las fuerzas armadas, entre otros.

Rubén es hijo de Nemesio Oseguera Cervantes, El Mencho, líder máximo y fundador del cártel Nueva Generación.

En las próximas horas el juez de la causa determinará la situación jurídica de El Menchito. Funcionarios cercanos al caso señalaron que debido a las pruebas existentes, se prevé que reciba el auto de formal prisión.

Oseguera González —quien tiene 25 años y es originario de California, Estados Unidos, y cuenta también con la nacionalidad mexicana— fue detenido el martes pasado por militares y policías federales en Zapopan, Jalisco, junto con su cuñado Julio Alberto Castillo.

Ambos fueron trasladados inmediatamente a las instalaciones de la Subsecretaría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada, en el Distrito Federal.

De acuerdo con lo informado ese día, El Menchito enfrenta cargos también por operaciones con recursos de procedencia ilícita y secuestro de por lo menos dos personas de Tepalcatepec, Michoacán.

Oseguera González ya había sido detenido en enero de 2014, junto con cuatro sicarios, a quienes se les decomisaron armas y alrededor de 16 millones de pesos en efectivo.

Sin embargo, fue liberado en diciembre de ese mismo año, ya que la Procuraduría General de la República no aportó pruebas suficientes que demostraran su presunta relación con el crimen organizado.