Matan a jefe policiaco de alcaldía vecina a Morelia

Tras meses en conflicto, Hipólito Mora y "El Americano" hacen las paces; Castillo destaca que la reconciliación es clave para que el proceso por la seguridad en Michoacán tenga éxito.

Michoacán

Gabriel Sánchez, director de Seguridad Pública del municipio de Álvaro Obregón, fue asesinado la tarde del miércoles por sujetos armados, quienes le dispararon cuando conducía su camioneta en la zona limítrofe de esa alcaldía con Morelia.

Él es el primer funcionario de alto nivel que muere a causa de la violencia del crimen organizado en la entidad, desde que se implementó la estrategia federal de seguridad en el estado hace poco más de 100 días.

La procuraduría de Michoacán informó que alrededor de las 14:50 horas de ayer, personal de Protección Civil de Álvaro Obregón pidió el apoyo de Seguridad Pública, ya que un hombre había sido baleado frente a las instalaciones de la corporación.

Paramédicos confirmaron que el sujeto estaba muerto a bordo de una camioneta Ford, tipo Pick-Up, azul, en la cual transportaba alimento para ganado.

Minutos después, las autoridades lo identificaron como Gabriel Sánchez, director de Seguridad Pública municipal.

De acuerdo con las primeras investigaciones, el mando circulaba por la carretera Álvaro Obregón- Aeropuerto, cuando fue interceptado por sujetos armados en la comunidad de Singuio, quienes le dispararon.

El funcionario alcanzó a conducir la camioneta 200 metros, pero perdió el control y su unidad salió de la carretera, lo que los sicarios aprovecharon para rematarlo.

Se sospecha que los criminales huyeron con rumbo al municipio de Zinápecuaro.

Peritos hallaron en el lugar al menos siete casquillos percutidos calibre .9 milímetros, mientras elementos de la Policía Ministerial interrogaron al menos a 10 efectivos municipales para que explicaran qué hacían al momento del atentado, aunque se desconoce su situación jurídica.

Castillo con autodefensas

Mientras, Alfredo Castillo, comisionado federal de seguridad en Michoacán, tomó protesta a 112 elementos de la Fuerza Rural en los municipios de La Huacana y Churumuco.

Además, difundió en su cuenta de Twitter una foto en la que aparece con Hipólito Mora y Luis Antonio Torres, El Americano, quienes se saludan de mano.

"La reconciliación entre integrantes de las comunidades que hacen frente a la delincuencia es clave para lograr que este proceso sea exitoso", destacó.

Ante los elementos de la Fuerza Rural, destacó que la confianza ciudadana es la mayor fortaleza de esta corporación.

Consideró que la proximidad social contribuirá a prevenir los delitos comunes que aquejan en sus municipios, ya que realizarán sus labores con vocación de servicio y recibirán capacitación continua.

Reiteró que a poco más de 100 días como representante permanente del gobierno de la República en la entidad, hay avances relevantes como la detención o abatimiento de líderes criminales, la desarticulación de bandas de secuestradores y el bloqueo a las capacidades financieras de delincuentes, entre otras.

La clave para que estos resultados sean duraderos es el fortalecimiento de las instituciones estatales, el incremento de las capacidades productivas de las comunidades y la consolidación de nuevas fuerzas ciudadanas, puntualizó.

Con La Huacana y Churumuco ya son cinco los municipios que cuentan con Fuerza Rural.

Buenavista, Tepalcatepec y Coalcomán fueron los primeros en tener policías rurales, desde que el 10 de mayo desaparecieron los grupos de autodefensa.

Por otra parte, Mora y El Americano, fundadores de los guardias civiles, se reunieron la tarde del miércoles en Buenavista Tomatlán para, según Castillo, "integrarse a favor de la vida institucional".

Se informó que el encuentro fue propiciada por Mora, luego de que el pasado viernes por la noche saliera del penal de Mil Cumbres, donde estuvo recluido dos meses acusado de homicidio.

Los problemas entre Mora y El Americano empezaron el 8 de marzo pasado, cuando integrantes del grupo liderado por El Americano lo acusaron de ser el autor intelectual del asesinato de Rafael Sánchez Moreno, El Pollo, y José Luis Torres Castañeda, El Nino, cuyos cuerpos fueron hallados calcinados en la tenencia de La Ruana.

Dos días después, unos 400 autodefensas de Torres cercaron la base que tenían en ese momento los integrantes de la facción de Hipólito en La Ruana, para exigir que éste fuera detenido.

Así pasó el 12 de marzo, cuando policías ministeriales cumplimentaron una orden de aprehensión contra Mora, quien fue consignado y procesado por homicidio en agravio de dos personas.

Sin embargo, el pasado viernes un magistrado del Supremo Tribunal de Justicia de Michoacán revocó el auto de formal prisión contra Hipólito por falta de pruebas.

El martes pasado, en entrevista radiofónica con Ciro Gómez Leyva, Mora señaló: "increíblemente le doy la razón al gobierno por haberme detenido... la verdad es que mi vida estaba en riesgo", aunque aclaró que no hubo acuerdo para encerrarlo.

Ese día, Mora solicitó su ingreso a la Fuerza Rural.