Matan a periodista y jefe "zeta" en bar de Veracruz

La fiscalía estatal reporta que un grupo armado asesinó a otras cuatro personas y que dos de las víctimas llevaban pistolas, las cuales alcanzaron a disparar para defenderse.

Xalapa

Durante la madrugada del jueves en un bar de Orizaba fueron asesinados seis parroquianos, entre ellos el reportero Juan Heriberto Santos Cabrera y José Márquez Balderas, El Chichi, presunto jefe de plaza  del grupo criminal Los Zetas.

Además, dos periodistas del diario El Buen Tono que estaban presentes al momento de la agresión resultaron con lesiones leves y se encuentran bajo resguardo policial.

En un comunicado el fiscal general del estado, Luis Ángel Bravo Contreras, explicó que el reportero Santos Cabrera convivía con el resto de los ultimados en el bar La Taberna, ubicado a dos cuadras del palacio municipal de Orizaba.

“Testigos presenciales refieren que un grupo integrado por cinco personas, con armas de alto poder, se dirigieron directamente contra las personas hoy fallecidas y dispararon en su contra”, señaló.

Al huir, los agresores fueron interceptados por elementos de la Fuerza Civil, quienes enfrentaron a los criminales pero no lograron su detención.

La corporación reportó que dos de sus elementos resultaron lesionados, uno de los cuales se encuentra grave.

El fiscal precisó que en el bar murieron, además del reportero y el jefe zeta, Sergio Felipe Mendoza Morgado, Alberto Rodríguez Romero, José Eduardo Castillo Romero y una persona que no fue identificada.

Otros dos reporteros, que cubren la fuente policial para el diario El Buen Tono se encontraban departiendo con esos seis y resultaron lesionados.

Bravo Contreras expuso que dos de los ultimados llevaban armas de fuego: una pistola escuadra Pietro Beretta, calibre nueve milímetros, que fue percutida en su totalidad en un intento por repeler el ataque, y una Springfield del mismo calibre, que también fue disparada.

Además, como parte de las diligencias practicadas, peritos en criminalística de campo hallaron más de 70 casquillos percutidos calibre 2.23, de armas AR-15 y registraron 62 impactos en techos y ventanas.

El funcionario enfatizó que las investigaciones se encuentran en curso y aún no es posible determinar si alguno de los agresores resultó lesionado.

Mientras, elementos de seguridad, incluidas las fuerzas armadas que participan en la Operación Coordinada Veracruz Seguro, realizan la búsqueda de los agresores.

Descartan represalia

El secretario de Gobierno de Veracruz, Flavino Ríos Alvarado, descartó la posibilidad de que el móvil del crimen sea la actividad periodística que desarrollaba Santos Cabrera, quien hasta hace un mes era corresponsal de una televisora local.

De los otros dos reporteros, dijo: “Son testigos presenciales de los hechos. A uno lo golpearon con una botella en la cabeza y al otro también le pegaron, es decir, no iban contra ellos. Iban contra los otros.

“Estaban conviviendo en el bar La Taberna, cuando llegó el grupo armado... (la agresión) no fue por la actividad periodística. Estaban ahí conviviendo y hay testigos. Aparte de los dos periodistas había más gente”, puntualizó.

A finales de junio, en una reunión con comunicadores veracruzanos, el gobernador Javier Duarte les dijo: “La delincuencia tiene nexos, tiene puentes (...) Lamentablemente, algunos de los colaboradores, trabajadores de los medios de comunicación tienen vínculos con estos grupos y también están expuestos a esta situación.

“¿Qué les quiero pedir, compañeras y compañeros? Y se los digo por ustedes, por sus familias, pero también por mí y por mí familia, porque si algo les pasa a ustedes al que crucifican es a mí... Pórtense bien, todos sabemos quiénes andan en malos pasos”.

Apenas el martes pasado, representantes de la procuraduría del DF tomaron en Xalapa la declaración de Duarte en calidad de testigo por los homicidios del fotógrafo Rubén Espinosa, la activista Nadia Vera, la colombiana Mile Virgina Martín, la maquillista Yesenia Quiroz y la empleada doméstica Alejandra en la colonia Narvarte.