Sujeto mató a patadas a su hija que no lo dejaba dormir

La menor tenía apenas un año, el homicida dijo a los médicos que se había atragantado con una fritura.

San Luis Potosí

Incalificable acto ocurrió en un domicilio de la capital potosina donde una inocente criatura murió con múltiples fracturas que le provocó su propio padre. No lo dejaba dormir y la tundió a patadas.

El presunto asesino de apenas 22 años quiso engañar a los médicos, diciendo que la pequeña de 1 año y 10 meses de edad se había atragantado con una "sabrita" pero los resultados de la necropsia lo delataron y terminó por confesar lo que había hecho.

"Llegué a la casa (el martes) como a las ocho de la mañana y me fui a dormir; como a las doce me levanté a comer y estuve con la niña en la mesa. Acabé y me fui a acostar otra vez. De repente desperté porque oía sus lloridos, le di una patada en la espalda, Se cayó y yo creo que se pegó en la cabeza. Se levantó y le seguí pegando en la cara con las manos y la agarré a patadas".

Cuando Ximena dejó de llorar la recostó en la cama y se volvió a dormir. Despertó - dijo - como a las 14:30 horas y se dio cuenta que no se movía.

Intentó reanimarla dándole respiración de boca a boca pero la pequeña seguía inerte por lo que decidió llevarla a la Clínica 45 en la misma ciudad de San Luis Potosí, donde le dijeron que ya no tenía signos vitales.

"Estaba comiendo unas sabritas y se atragantó", fue lo que dijo a los médicos.

Al lugar llegaron policías ministeriales y un agente del Ministerio Público, que ordenó su traslado al Servicio Médico Legal. La necropsia arrojó que murió con trauma craneoencefálico severo, toráxico abdominal severo y politraumatismo.

Cuando los ministeriales fueron a su domicilio en la calle Tulipán del fraccionamiento Dalias, confesó lo que realmente había ocurrido.

Su mamá ya sabía del maltrato

Los policías buscaron a la madre de Ximena que no estuvo en el lugar cuando su progenitor le quitó la vida, pero aceptó que ya sabía que le pegaba mucho. " Nunca quise denunciarlo", dijo Eustorgia, de 23 años quien, por omisión, también fue esposada y subida a una patrulla y ahora junto a Luis Ángel rinden su declaración al Ministerio Público.