Mata a su esposo y finge demencia

Descuartizó el cadáver, y para tratar de evadir la acción de la justicia, se internó en un hospital psiquiátrico.
La autoviuda.
La autoviuda. (Especial)

México

Él, hijo del ex comandante de la Policía Judicial Federal Adrián Carrera Fuentes; ella, psicóloga de profesión. Ambos formaban un matrimonio que terminó cuando María Alejandra Lafuente asesinó a su marido aduciendo violencia intrafamiliar.

La historia comenzó el pasado 6 de noviembre, cuando vecinos de la colonia Roma encontraron el torso de un hombre joven. En la esquina de Anáhuac y Quintana Roo, peritos certificaron los hechos.

Unas horas después, en la calle Jaspe, colonia Valle Escondido, en Tlalpan, estaban abandonados los brazos, las piernas. Las autoridades carecían de las manos, los pies y la cabeza.

Aun así, los peritos del Instituto de Ciencias Forenses comenzaron a practicar los estudios de identificación. Con las pruebas de genética confirmaron que todo correspondía a una sola persona que, hasta ese momento, estaba en calidad de desconocido.

Los días transcurrieron hasta que en el Centro de Atención a Personas Extraviadas y Ausentes (Capea), se reportó la ausencia de Alan Carrera. Sus características coincidían y la identificación de su familia fue contundente.

Entonces, la primera en ser cuestionada fue su esposa, María Alejandra, quien aseguró no saber nada, recordó que tenía varios días sin verlo y apenas se comunicaban por mensajes vía celular. Esa fue su primera prueba.

Aprovechando su condición de psicóloga, la mujer mostró una ficha de ingreso a una clínica siquiátrica, justo en los días en que su pareja sentimental había fallecido. Así, pretendió demostrar su inocencia.

Sin embargo, el Ministerio Público ordenó que la policía y los peritos ingresaran al domicilio que ambos compartían en la colonia Tepepan, en Xochimilco.

Los indicios fueron contundentes. La cabeza, las manos y los pies de la víctima estaban en bolsas de plástico. Cerca, una sierra eléctrica. Y en las habitaciones varias manchas hemáticas. Incluso, la mujer cortó trozos de alfombra y un colchón para tratar de ocultar las evidencias.

María Alejandra no tuvo tiempo para huir, la autoviuda fue detenida, y ante las autoridades confesó el crimen bajo la justificación de estar cansada de la violencia intrafamiliar en la que vivía.

Describió que tomó por sorpresa a su marido, a quien atacó con una arma punzocortante en el estómago. La lesión fue mortal y para deshacerse del cadáver decidió cercenarlo con una sierra eléctrica.

Hoy, la mujer está encarcelada en el Centro Femenil de Reinserción Social de Santa Martha Acatitla acusada del delito de homicidio en razón de parentesco. María Alejandra no padece alguna enfermedad mental, confirman los estudios periciales.

Además, la presunta homicida tiene antecedentes penales por tentativa de homicidio contra su primer esposo, luego de entablar un juicio de divorcio en 2011.

Alan, era hijo del ex director de la Policía Judicial Federal y testigo protegido en la investigación de la PGR contra el cártel de Juárez.

Según sus antecedentes, esto le valió salir anticipadamente del Reclusorio Norte, en 2000, donde cumplía una pena por delitos fiscales y algunos relacionados con el narcotráfico.

Adrián Carrera estuvo involucrado con el cártel de Juárez, al que protegía institucionalmente, brindándole escoltas, incluso aceptó haberse entrevistado con Amado Carrillo fuentes, El señor de los cielos.