Marchan miles en Tampico contra la ola de inseguridad

"Nos han convertido en rehenes en nuestros hogares", reprocha el organizador del acto.
Aspecto de la marcha de ayer contra la violencia atribuida a disputa entre y dentro de células de golfos y zetas.
Aspecto de la marcha de ayer contra la violencia atribuida a disputa entre y dentro de células de golfos y zetas. (Luis Tapia)

Tamaulipas

La recién constituida organización civil Tamaulipas por la Paz anunció que su objetivo será vigilar que las instituciones de los tres niveles de gobierno garanticen los derechos a la seguridad de la población, luego de que miles de personas marcharan por segunda vez sobre la principal avenida de Tampico para clamar por la paz.

El coordinador de la agrupación, Eduardo Cantú, dijo que velarán por la integridad física y moral de los ciudadanos, su libertad y seguridad personal.

La marcha comenzó alrededor de las 10:00 horas frente a Liverpool de avenida Hidalgo, desde donde el contingente de ciudadanos se desplazó hasta la Plaza de la Libertad, sitio al que arribaron alrededor de las 11:40 horas acompañados de todas las corporaciones de seguridad.

Aunque la marcha comenzó con poco más de 500 personas, en el trayecto miles se fueron sumando al recorrido, según el reporte de Cantú. Seguridad Pública y Protección Civil de Tampico contabilizaron la participación de cerca de 2 mil 500 personas.

Unos 250 elementos entre agentes de vialidad, Policía Estatal Acreditable, de la Armada y el Ejército resguardaron la marcha que concluyó sin mayores incidentes.

“Nos han convertido en rehenes en nuestros hogares, han pisoteado nuestra dignidad, envilecido nuestras calles y nos quieren conformar diciendo que no critiquemos eso, que hay otros lugares peores”, manifestó Cantú desde el templete que colocaron frente al kiosco.

Los ciudadanos vestidos de blanco levantaron la voz para reclamar justicia a las autoridades, “queremos paz, queremos paz”.

“Ya basta, no queremos más declaraciones conformistas, más retórica que contradice la realidad cotidiana”.