Magistrados y jueces deben aplicar control y confianza

Celso Rodríguez González, magistrado que avaló la liberación de los sujetos detalló los motivos por los cuales decidió revocar la formal prisión de estas personas.
Celso Rodríguez González, presidente magistrado de la Sexta Sala, habló del caso.
Celso Rodríguez González, presidente magistrado de la Sexta Sala, habló del caso. (Jorge Martínez)

Guadalajara

Así como los policías y funcionarios de seguridad pública están obligados a acreditar sus exámenes de control y confianza, los secretarios, jueces y magistrados, deberían de ser sometidos a los mismos requisitos para mantenerse en sus funciones, aseguró en entrevista con MILENIO RADIO, el fiscal General del Estado, Eduardo Almaguer.

“Todos los que forman parte del Poder Judicial, además de cumplir los requisitos de conocimientos y exámenes que se realizan, deberían de acreditar sus exámenes de control y confianza, como fue mi caso, que lo hice en dos ocasiones aquí en Jalisco, en la Ciudad de México, como lo hace cualquier policía municipal estatal”, dijo el funcionario.

También advirtió que la Fiscalía General del Estado denunciará penalmente a los tres magistrados que integran la sexta sala que determinaron revocar el auto de formal prisión a tres imputados acusados de secuestro y relacionados con la masacre de 26 personas cuyos cuerpos aparecieron en camionetas abandonadas en los Arcos del Milenio en noviembre de 2011.

El fiscal asegura que existe corruptela detrás de la resolución: “Revisaremos la resolución de los magistrados y nosotros presumimos que al no haber una razón jurídica viable para dejar en libertad a tres peligrosos delincuentes, dos de ellos ya en la calle, el otro tiene procesos, lo que nosotros estamos presumiendo es que es un acto de corrupción”, agregó.

La Sexta Sala de lo Penal del Supremo Tribunal de Justicia del Estado está integrada por los magistrados: Manuel Higinio Ramiro Ramos, Esteban de La A. Robles Chávez y el presidente Celso Rodríguez González. 

Los tres tomaron la decisión de revocar el auto de formal prisión dictado por el Juez Octavo de lo Criminal por el delito de secuestro a Jacobo Curi Galván, alias El Curi; a Pablo Daniel Yeme Casillas y a Pablo Alonso Yeme Gómez, El Pollote, El Pollón, El Niñote, o El Coyote.

Celso Rodríguez González, presidente de la Sexta Sala de lo Penal del Supremo Tribunal de Justicia, defendió el falló y señaló en entrevista para MILENIO, que los elementos de prueba presentados por el agente del Ministerio Público al Juez penal que llevaba la causa y que a su vez aportó durante la apelación, resultaron insuficientes para mantener a los imputados en la cárcel, ya que ninguna de las dos víctimas los reconocieron como indiciados. 

“Son seis personas las que apelan, de esas seis personas tanto la víctima como el testigo que estuvo presente cuando fue privado de su libertad nada más reconocieron a tres, que son los que quedaron formalmente presos, por lo que ve a otros dos que también venían en la apelación y que nosotros dejamos en libertad, en un principio ni la víctima ni el testigo los reconocen”.

De acuerdo con Rodríguez González, existe además una inconsistencia en los elementos presentados al Juez por el Ministerio Público durante el proceso probatorio, ya que Pablo Alonso Yeme Gómez, quien es señalado en la averiguación previa como uno de los secuestradores, se encontraba en prisión cuando se cometió el delito.

“Te quiero mencionar todavía una cosa más que no se ha mencionado en este asunto; uno de ellos, cuando se lleva a cabo el secuestro, estaba detenido; quien estaba detenido se llama Pablo Daniel Yeme Casillas, ese señor estaba detenido cuando acontecen los hechos, como consecuencia no puede ser responsable, ya que no puede salir a delinquir de un centro penitenciario y si salió tampoco está demostrado”.

La revocación del auto de formal prisión en contra de los tres señalados es sólo por el delito de secuestro, pero esto no significa que hayan sido absueltos, ya que el Ministerio Público tiene la oportunidad de solicitar nuevamente órdenes de aprehensión por el mismo delito al reunir más elementos de prueba.

Sobre su relación con el multihomicidio de los Arcos del Milenio, el proceso sigue, pero de éste sólo un menor de edad ha recibido sentencia.