Luto por tragedia de familia

Vecinos de las víctimas aseguran que en los seis meses que tenían de vivir ahí, ‘Pipo’ Escoto y su esposa dieron muestra de ser muy trabajadores y también muy agradables.
Peritos buscan la causa del incendio que terminó en tragedia.
Peritos buscan la causa del incendio que terminó en tragedia. (Especial)

León, Gto.

Vecinos de la calle Río Duero dijeron estar de luto por la tragedia de la familia Escoto Alba en la colonia Las Margaritas. Se incendió su casa la madrugada del domingo, murieron cuatro (papá, mamá, y dos hijos de ambos) y otra menor de 13 años está muy grave.


Afuera de la casa, cuatro veladoras con media vida son contempladas  por los vecinos  que pasan por afuera de donde ocurrió la tragedia.


“Voy a la tienda y volteo a la casa y no lo puedo creer. Los señores eran muy agradables. A Gabriel al señor le decíamos ‘Pipo’, él trabajaba en un torno y su esposa era ama de casa. Tenían seis meses de vivir en la finca, poco a poco le estaba construyendo, eran muy trabajadores”, comentó una mujer vecina de la calle ya referida.


Por un lado de las veladoras, familiares de las víctimas colocaron cuatro claveles blancos. El portón de la casa de “Pipo” y su familia aun tenía cinta amarilla que instaló la autoridad.


“Mi pariente era a todo dar, me platicó que ya tenía todo listo para que los Reyes Magos llegaran a traerles regalos a sus tres hijos. Hay mucha tristeza en la familia. Aun no lo podemos creer. Gabriel era muy cuidadoso con sus cosas, ayer varios vecinos hasta en calzones se salieron a ayudar pero el fuego avanzó muy rápido”, comentó uno de los familiares de la familia Escoto Alba. 


A las 9:00 de la mañana de ayer, las cenizas de los cuatro cuerpos fueron llevadas al templo de San Juan Diego, ubicado a tres calles de la casa de la familia Escoto Alba, donde se ofreció una misa para los difuntos.


“El sacerdote dijo a los familiares que el templo estaba para lo que se les ofreciera. Lamentó lo ocurrido y el padre les regaló el espacio para depositar los restos de los fallecidos. En el templo había más de 200 personas, lamento que esta vez se llenara por la tragedia”, platicó Margarita, la encargada del templo.


Y exactamente a las 12:00 de la tarde de ayer, tres peritos de la Procuraduría General de Justicia y un policía ministerial acudieron a la vivienda y abrieron la finca para continuar con el peritaje.


Aun falta que personal del Ministerio Público defina la causa por la que inició el fuego que acabó con esta familia.