Hallan muerto al escolta de dueño de Ferrari

En carta póstuma acusa a Alberto Sentíes de haber ordenado la agresión a un conductor, por lo que el empresario será presentado al MP, donde puede enfrentar cargos por lesiones y robo.
Alejandro Gómez, procurador del Edomex, habla en conferencia de prensa; a su lado, el subprocurador de la entidad, Germán García.
Alejandro Gómez, procurador del Edomex, habla en conferencia de prensa; a su lado, el subprocurador de la entidad, Germán García. (Enrique Hernández)

México y Toluca

El empresario Alberto Sentíes Palacio será presentado ante el Ministerio Público, luego de que en una "declaración póstuma" su escolta, quien fue hallado muerto en un hotel del Estado de México, aseguró que el dueño del Ferrari rojo le ordenó agredir a un automovilista en Viaducto Tlalpan.

Ayer, las procuradurías de la Ciudad de México y del Estado de México dieron a conocer que el cadáver de Sergio González Ibarra fue localizado en el hotel Ibiza de Atizapán de Zaragoza, donde ingresó un día antes con otro nombre.

La procuraduría capitalina detalló que, según los resultados de la necropsia, el hombre de 38 años, quien fue grabado golpeando a un conductor el pasado 11 de marzo, murió por un infarto al miocardio.

Informó que la causa de muerte será confirmada con análisis de ADN, huellas dactilares y pruebas periciales de grafoscopía, además de que ya analiza la carta supuestamente escrita por el fallecido.

Alejandro Gómez Sánchez, procurador mexiquense, negó que en la habitación donde se hospedó González Ibarra hayan encontrado drogas, alcohol u otros objetos.

Informó que en este caso trabajan en coordinación con su homóloga en la capital y sostuvo: "Lo que nos corresponde estrictamente es determinar si se trató de un suicidio, homicidio u otra circunstancia que haya dado lugar al infarto".

Ambas dependencias informaron que entre las ropas del guardia encontraron dos hojas escritas a mano en las que da su versión sobre los hechos del 11 de marzo; en ella, acusa al llamado Lord Ferrari de ordenarle por radio que golpeara al conductor de la camioneta Renault blanca, con quien tuvo un altercado.

En la misiva detalló que la agresión ocurrió después de que salieron de la oficina de Sentíes, en la carretera Picacho-Ajusco número 130-704, y al llegar al entronque del Viaducto Tlalpan, una camioneta Duster se le cerró al Ferrari que conducía su ex patrón.

"Siendo las 14:30 horas, por medio del radio transmisor que traemos y él también trae (Sentíes) da la indicación u orden de bajar al de la camioneta, y ya que ve que no quiere y hace el intento de evadirnos, se le indica al chofer de la camioneta que le hable a su seguro y no hace caso, el cual con el tráfico no puede escapar y me levante" (sic)

Señaló que tras los hechos, su jefe le llamó por teléfono y le pidió que se fuera a su casa, donde le hizo firmar su renuncia asegurándole que "todo lo tengo arreglado".

"(...) Solo me empinó a mí y me deja solo con todo el paquete ya que él da la orden de golpearlo (al conductor) y cuando ve que lo graban me dice que ya lo deje, no se vale todo lo que sacan en los medios por parte del acusado, ya que no fue así, el video es la prueba de todo", escribió.

Por estas acusaciones, Sentíes será presentado ante el Ministerio Público para que declare en torno a este mensaje y explique cuándo fue la última vez que tuvo contacto con su ex escolta.

Instigador

Funcionarios consultados apuntaron que la legislación establece que aquella persona que instigue a otra a cometer algún delito, y si éste se consuma, tendrá calidad de probable responsable como agente indirecto, por lo que se le podrán fincar cargos por el robo y las lesiones que cometió González Ibarra.

El martes pasado, el empresario se presentó a declarar de manera voluntaria y en calidad de testigo. Para ese entonces, su ex trabajador tenía una orden de localización y presentación.

Al expresar ante las autoridades que no se enteró de lo ocurrido, lo que se contrapone en el contenido de la "declaración póstuma" de su guardaespaldas, podría configurarse el delito de falsedad en declaraciones.

La versión de Sentíes fue reiterada en varias entrevistas radiofónicas. "Jamás me bajé del auto; en ningún momento di ninguna orden, no estuve de acuerdo ni solapé lo que este escolta hizo", sostuvo al tiempo que afirmó que al día siguiente de la agresión solicitó a su escolta la renuncia inmediata.

El 15 de marzo, la procuraduría de la Ciudad de México dio a conocer que realizó un cateo en una de las casas del empresario, quien tiene tres averiguaciones previas por fraude, localizando el Ferrari y el Dogde Charger en el que viajaba el agresor, y ambas unidades se pusieron a disposición de la autoridad.

La agresión contra un chofer de Uber, identificado como Jaír, fue grabada y subida a las redes sociales.