Libre el falso médico que vendía plazas del IMSS

Le fue dado el perdón por haber regresado a su última víctima el dinero que le timó.
IMSS.
IMSS SLP. (Milenio)

San Luis Potosí

El falso médico que se hacía pasar como un directivo del Centro Médico La Raza y que por alrededor de una década estuvo defraudando a varias personas en distintas ciudades del país porque les vendía plazas para trabajar en el IMSS, fue liberado luego de que recibió el perdón y regresó el dinero que recién había logrado de la última víctima.

José Raúl N., fue detenido por agentes de la Policía Ministerial minutos después de que había ofrecido el espacio laboral a un hombre en la capital potosina y que éste descubrió en Internet que ya era buscado por fraudulento pero la Procuraduría General de Justicia del Estado informó que luego que la Dirección de Averiguaciones Previas logró que le devolviera el dinero a seis de sus víctimas, le otorgaran el perdón y fue liberado.

El sujeto utilizaba una bata blanca en la que tenía impresa la leyenda "Director General de Cardiología en el Centro Médico La Raza", que es uno de los más prestigiados nosocomios del país y está ubicado en la Ciudad de México.

Había pedido 5 mil pesos a Javier Miranda, a cambio de darle posesión de una plaza administrativa en esa unidad.

El argumento que utilizó para ganarse la confianza de Javier fue que estaba agradecido por haberlo admitido en uno de sus departamentos de la colonia El Paseo, luego de que le contó la historia de que había sufrido un asalto y los delincuentes le habían quitado todo su dinero. En ese lugar ya había contactado a otras cinco víctimas con las que obtuvo en promedio 15 mil pesos con el modus operandi referido, en el que mencionaba que tenía influencias y podía ubicarlos en distintas plazas en el hospital que ellos quisieran.

Sin embargo ya cuando a todas ellas les había cobrado, a Javier Miranda y a una sobrina que también fue defraudada, se le ocurrió verificar la veracidad de lo afirmado por el supuesto director y fue como se enteraron que era un timador ya que en ninguno de los lugares que dijo lo conocían y ni el domicilio en México donde iban a hacer los trámites existía.

Se presentaron seis personas de ese edificio a denunciarlos pero luego de que elementos de la Policía Ministerial lo capturaron en flagrancia y dejaron a disposición del Agente del Ministerio Público, más tarde un familiar de éste regresó íntegro el dinero que les había solicitado a todos, le dieron el perdón y quedó en libertad.