Captura de “La Tuta” es un logro más simbólico que real: experto

Alejandro Hope, investigador experto en seguridad, dijo que esta detención es "la cereza del pastel" del desmantelamiento del liderazgo templario, pero tiene poco impacto en el mundo criminal.
Los seis líderes de Los Caballeros Templarios más buscados por el gobierno federal.
"La Tuta" era el último líder templario que el gobierno federal buscaba como objetivo prioritario. (Archivo)

Ciudad de México

La detención de Servando Gómez Martínez "La Tuta", líder de Los Caballeros Templarios, es un logro simbólico del gobierno, pero no acaba con los problemas de seguridad y narcotráfico en Michoacán, dijo Alejandro Hope, investigador experto en seguridad.

"'La Tuta' ya era un personaje muy aislado, según las propias declaraciones del comisionado Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, era un personaje aislado que ya no operaba, que su capacidad operacional estaba muy limitada, entonces (su detención) tiene un peso más simbólico que real", dijo Hope.

Hoy, la Policía Federal capturó a Servando Gómez Martínez, "La Tuta", en una casa de Morelia, Michoacán, sin que se realizara un solo disparo. La PGR ofrecía una recompensa de hasta 30 millones de pesos por información que permitiera su detención.

"La captura de 'La Tuta' tiene más un valor simbólico porque es la cereza del pastel del desmantelamiento del liderazgo templario, porque era la cabeza más visible y el rosto de esta impunidad y complicidad con las autoridades locales, pero en términos de que tanto altera el mundo criminal, yo creo que impacta poco", dijo.

Hope considera que aunque la detención es un logro del gobierno federal, no acaba con los problemas de narcotráfico y criminalidad en Michoacán.

"El problema de Michoacán ya no son los templarios sino la proliferación de grupos armados irregulares, la fragmentación y creación de grupos criminales de medio pico y la fragilidad institucional que sigue presente en el estado", dijo.

Explicó que en materia de seguridad en Michoacán el gobierno federal ha tenido dificultades para la desmovilización, desarme y reinserción de los grupos de autodefensas y evitar que se conviertan en nuevas bandas criminales.

"El problema con las autodefensas es que los liderazgos que surgen inicialmente o están en la cárcel o están desperdiciados y que algunas de estas autodefensas han mutado y están en la frontera con la criminalidad", dijo.