'La Lore' abandona el penal de Santa Martha

Funcionarios judiciales informaron que los elementos aportados en el proceso fueron insuficientes para emitir una sentencia en el caso Martí.

México

Lorena González Hernández, La Lore, ex comandante de la Policía Federal, salió la madrugada de este sábado del penal de Santa Martha, luego de permanecer casi siete años en prisión, acusada de participar en el secuestro y homicidio del joven Fernando Martí en 2008.

Su defensa siempre acusó a la procuraduría capitalina de haber fabricado una culpable y lo reiteró cuando la Policía Federal capturó a María Elena Ontiveros Mendoza, La Güera, presunta integrante de la banda Los Petricciolet o La Flor.

A Ontiveros se le acusó, como a Lorena, de instalar el retén para secuestrar a Fernando, hijo del empresario Alejandro Martí.

En este inédito caso judicial hubo dos mujeres acusadas en investigaciones distintas, una federal y otra local, de haber hecho lo mismo: colocar el retén que sirvió para plagiar al joven Martí.

El juez 32 penal del Reclusorio Preventivo Sur, Jesús Ubando López, decretó la libertad de Lorena González por "insuficiencia probatoria".

Funcionarios judiciales informaron que los elementos aportados en el proceso fueron insuficientes para emitir una sentencia.

Los testigos que en su momento la señalaron como responsable de los hechos delictivos se desistieron de ratificar su acusación, entre ellos, Cristian Salmones, ex escolta del hijo del empresario Alejandro Martí.

En consecuencia, el Ministerio Público adscrito al juzgado presentó conclusiones no acusatorias, por lo que la víspera se decretó su libertad y esta madrugada abandonó el penal.

Durante el proceso penal, Lorena aseguró que ella estaba en Acapulco, Guerrero, cuando ocurrió el secuestro de Martí. Su defensa logró demostrarlo luego de siete años en los que la ex comandante estuvo en prisión.

Lorena González fue recibida afuera del penal femenil de Santa Martha por familiares y amigos, así como por sus abogados, a los cuales cambió a lo largo del juicio. Se retiró a bordo de un vehículo sin hacer ningún comentario.

El caso cobró relevancia en la reunión del Consejo Nacional de Seguridad de 2008, en la que Alejandro Martí lanzó el "si no pueden, renuncien".

En 2010, con Lorena en prisión, la Policía Federal capturó y presentó ante medios a La Güera, como la presunta responsable de haber hecho lo mismo de lo que fue acusada Lorena.

El entonces procurador capitalino, Miguel Ángel Mancera, subrayó que la dependencia no fabricaba culpables ni delincuentes.