Familiares acusan detención violenta de ex funcionario de L12

Armando, hijo de Juan Rodríguez, ex director de Administración de Proyecto Metro, acusó que los policías entraron a su casa, golpearon a su papá y se lo llevaron sin una orden de aprehensión.
La ampliación de la L12 será hasta Observatorio.
El ex funcionario está acusado de haber retenido ilegalmente 8 millones de pesos por concepto de contribuciones, por pedir una opinión técnica y proceder como se lo dijeron. (Jesús Quintanar)

Ciudad de México

Armando Rodríguez, hijo de Juan Armando Rodríguez Lara, ex director general de Administración de Proyecto Metro, narró que el lunes a mediodía su papá estaba en el garaje en su casa de Ecatepec, Estado de México, mientras cargaban gas cuando llegaron primero unas cuatro personas, lo jalonearon, golpearon, tiraron al piso y después se lo llevaron en una camioneta.

"Escuché gritos, jaloneos. Salí corriendo de la casa. Vi a mi papá tirado en el suelo, lo jalonearon, lo golpearon cuatro sujetos. Mi reacción fue defenderlo. Pensé que era un secuestro, porque los policías nunca se identificaron ni mostraron una orden de aprehensión", explicó en entrevista para Radio Fórmula, con Ciro Gómez Leyva, el hijo del ex funcionario detenido por irregularidades en la Línea 12 del Metro.

El joven de 22 años contó que los ministeriales de la procuraduría del Distrito Federal, quienes supuestamente no se identificaron como tal, lo tiraron al suelo y lo inmovilizaron para que no continuara defendiendo a su papá. Le dijeron que no se metiera o le iba a ir peor. "Después entraron otros agentes. A mi me dejaron en el suelo y se lo llevaron en una camioneta". Eran unos ochos policías para detener a un ex funcionario.

Claudia Cordero, esposa del ex funcionario, contó que ella no estaba en su casa cuando detuvieron a su marido. "Me llamó mi hijo. No sabía si lo había secuestrado. Me comuniqué con él y me dijo que lo llevaban al reclusorio y colgó".

Afirmó que ya vio a su esposo y que lo ve molesto, consternado, por su detención. "El dice que está tranquilo, pero no se le ve, es una injusticia la que está viviendo. Hay irregularidades en su expediente".

El ex funcionario está acusado de haber retenido ilegalmente 8 millones de pesos por concepto de contribuciones, por pedir una opinión técnica y proceder como se lo dijeron. Una decisión fiscal, dijo el litigante.

El hijo y su mamá coincidieron en que se haga justicia y pidieron al jefe de Gobierno del DF, Miguel Ángel Mancera, que verifique el caso. "Es una injusticia la que le están haciendo a mi esposo (...) no se vale lo que le están haciendo", dijo la esposa del ex funcionario.

El abogado del ex funcionario capitalino, Gino Quiñones, afirmó que los agentes no se identificaron ni presentaron una orden de aprehensión ni para entrar a la casa. Dijo que se consignó un expediente sospechoso porque el juez libró una orden de aprehensión y se ejecutó ese mismo lunes, un trabajo que "podría llevarse una semana se hizo en un día".

El jurista anunció que el juez 51 del Reclusorio Oriente tiene hasta el domingo para que venza el plazo del término constitucional para determinar si dicta un auto de formal prisión o de libertad. Confió en que se resuelva hoy a las 3 de la tarde se determine si el juez "recae en una nueva injusticia o se hace justicia".