Justifican uso de fuerza con respeto a derechos humanos

La Subprocuraduría de DH de la PGR señaló el abuso de la ley o el exceso en su aplicación generan tensiones y desafíos, en virtud de que ello produce un desajuste en el equilibrio requerido.
Archivo Milenio
(Archivo)

México

El titular de la Subprocuraduría de Derechos Humanos de la Procuraduría General de la República (PGR), Ricardo García Cervantes, afirmó que el uso de la fuerza se debe ejercer con estricto respeto a los derechos humanos.

Al participar en el seminario internacional "Diálogo jurisprudencial e impacto de las sentencias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos", precisó que en la construcción del Estado de derecho se atiende a un conjunto de valores jerarquizados, a las preocupaciones y necesidades de los integrantes de una sociedad determinada.

Señaló que lo que genera tensiones y desafíos es el abuso de la ley o el exceso en su aplicación, y también la ausencia de aplicación a la ley, en virtud de que ello produce un desajuste en el equilibrio requerido.

El funcionario destacó que la autoridad que tiene la facultad y la obligación del uso de la fuerza legítima, no tiene por ello patente de corso para ejercerla a discreción sin encuadrarla en el resto del marco jurídico que regula al Estado.

"Ello, en el entendido de que la razón esencial de esta facultad se sustenta en la protección de derechos y nunca en la violación de derecho alguno", subrayó en la biblioteca de México, José Vasconcelos.

García Cervantes aseveró que la protección de la seguridad de las personas debe lograrse respetando los derechos humanos de todo individuo involucrado, incluyendo a los que hayan sido señalados como responsables de la comisión de un delito.

"Es en consecuencia la cultura de aceptación de las reglas, la certeza de actuación de los órganos del Estado y la mentalidad de respeto del ciudadano al derecho del otro, lo que puede generar el lubricante que permite la vida en común, armónica y solidaria", apuntó.

En este sentido refirió que uno de los desafíos más importantes y que genera tensiones para la impartición de justicia, tiene que ver con un principio fundamental en cualquier Estado de derecho, que es la presunción de inocencia.

"Éste debe ser un valor que se instaure de manera permanente en la mentalidad de quien legisla, de quien se encarga de la vigilancia y la seguridad, de quien procura justicia y sin duda alguna de quien juzga", agregó.

García Cervantes destacó que la justicia se sustenta en la verdad y procurar justicia es buscarla, y "ésta se encuentra sólo despojándose de prejuicios y estereotipos, sustentando su búsqueda en un trabajo técnico, racional y objetivo".