Músico asesinado en Oaxaca tocaba en "Sensación Caribú"

Uno de los integrantes del grupo musical dijo que anoche fueron a dejar en taxi a su compañero Víctor Sánchez López y que poco después escucharon disparos.
Víctor Sánchez López tenía 40 años y era socio y vocalista líder de “Sensación Caribú”, grupo musical que toca prácticamente de todo.
Víctor Sánchez López tenía 40 años y era socio y vocalista líder de “Sensación Caribú”, grupo musical que toca prácticamente de todo. (Tomada de Facebook / Sensación Caribú Oficial)

Ciudad de México

Habían terminado de tocar en unos quince años en el poblado de Santo Domingo, en Juchitán, y los integrantes del grupo musical "Sensación Caribú" se fueron en un taxi a casa. Tenía poco que habían dejado al vocalista y líder Víctor Sánchez López, cuando se escucharon disparos. El chofer aceleró.

Al otro día su amigo tenía un balazo en la cabeza, al igual que su esposa y su hijo.

La Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca informó que hombres armados irrumpieron en la casa del músico, lo asesinaron a él, a su pareja, Ciria Reyes Bolán, de 42 años, y a su hijo, de 11 años. Los cuerpos tenían rastros de tortura y un balazo en la cabeza. La policía encontró un automóvil gris marca Nissan incinerado. También había casquillos percutidos de calibre .223 milímetros.

"Estamos desubicados de lo que pasó porque ayer trabajamos en la noche cuando llegó de la madrugada a su casa, lo fuimos a dejar todavía y de ahí empezó la balacera, por eso nos fuimos rápido de la colonia donde vive porque pensamos que era otra cosa, no que fuera él", dijo en entrevista para MILENIO uno de los integrantes del grupo musical, quien pidió no citar su nombre por seguridad. "Está muy duro aquí, está muy duro esto", dijo.

Víctor Sánchez López tenía 40 años y era socio y vocalista líder de "Sensación Caribú", grupo musical que toca prácticamente de todo: "tropical, salsa, merengue, de todo... un poquito de banda. Para todos los eventos", dijo su compañero.

Hace casi seis años, un 15 de septiembre, se formó "Caribú". Desde el inicio hasta ayer la banda había tenido a sus 13 integrantes. Ninguno había cambiado o se había ido, aseguró el integrante del grupo.

En la banda todos se contaban de todo, pero Víctor nunca dijo haber recibido amenazas. "No entendemos por qué lo mataron. No se metía en problemas, era amigable, siempre ha trabajado mucho, para tener sus cosas siempre ha trabajado, nunca se ha metido en negocios chuecos, no entendemos", dijo.

Víctor pensaba en los próximos conciertos y pensaba en el de mañana. Hoy tienen que ir a tocar a unos quince años en el poblado de Tlacotepec, Oaxaca.

"Lo queremos cancelar pero no se puede, la gente no entiende el dolor a veces. Vamos a ir hoy a ver qué pasa, le pedimos permiso a los papás de él (Víctor), a mi compadre, que si podemos ir a trabajar, pero es muy duro trabajar así. Pero vamos a ver qué podemos arreglar con la gente contratante", dijo.

Los conciertos que dan duran tres horas más lo que se acumule por los descansos: "son dos tandas de una hora y dos de media hora y ya se acaba".

Con un nudo en la garganta, el integrante pide respetar su dolor y el de la familia. "(Víctor) fue un hermano de toda la vida".