Joven contrató por Facebook a asesinos de sus padres

Ofreció 3 mil 500 pesos y un celular; como no les entregó el teléfono, los sicarios decidieron llevarse un automóvil.
Domicilio de la colonia Unidad Deportiva, donde se perpetró el doble homicidio.
Domicilio de la colonia Unidad Deportiva, donde se perpetró el doble homicidio. (Especial)

Cuernavaca

Tres mil 500 pesos y un teléfono inteligente fue el pago por el asesinato de una pareja la semana pasada a manos de dos sujetos que fueron contratados por la hija de las víctimas a través de Facebook.

El pasado 24 de octubre, los jóvenes Alexis Arellano Gutiérrez y Cristian Aguilar Cedillo arribaron al domicilio de los hechos, ubicado en la colonia Unidad Deportiva, al norte de Cuernavaca, y se introdujeron para realizar el trabajo encargado. Eran las 20 horas.

Ahí los esperaba Irma Alexandra, de 17 años, quien un día antes les dio la dirección y acordó con ellos el pago en efectivo y la entrega del aparato de comunicación si asesinaban a sus padres, de quienes ya se había cansado, debido a los regaños que de éstos recibía.

Su coartada era salir con sus perros para “pasearlos” y regresar a su casa al cabo de un tiempo para decir que un comando había entrado a su casa.

Al menos esa versión sostuvo hasta que cayó en contradicciones, se puso nerviosa y confesó la verdad de los hechos, por lo que fue enviada a prisión y vinculada a proceso “por su posible participación en la conducta antisocial de homicidio doloso en la modalidad de parricidio. Además de que se ordenó que deberá permanecer en prisión preventiva como medida cautelar y se fijó 50 días para la conclusión de las indagatorias”, según determinó este jueves el juez de la causa.

De acuerdo con la versión expuesta ante el juez, misma que fue tomada de los asesinos materiales, la adolescente les abrió la puerta y comenzó a gritar para simular que no sabía de los hechos.

Una vez adentro, armados con una pistola calibre 9 milímetros, los sujetos llegaron a la sala, donde encontraron a la madre de la joven, a quien dispararon en la nuca.

Segundos después subieron a una de las recámaras, donde el padre de la joven estaba descansando y le dispararon a quemarropa.

Ya para retirarse, uno de los delincuentes la abrazó, le exigió la “paga” convenida. El dinero se los entregó, no así el teléfono celular, por lo que los maleantes decidieron llevarse un auto propiedad de la familia, el cual abandonaron cuadras más adelante.
   

Las autoridades refirieron que al iniciar la indagatoria, “en las tres habitaciones del domicilio se observó mucho desorden, afirmando la hija menor de los hoy finados que un grupo armado había entrado a su domicilio y había accionado sus armas en contra de sus padres. Sin embargo, debajo de la cama de la adolescente se halló una maleta negra con un arma de fuego calibre .9 mm y cartuchos .380, así como varios teléfonos celulares”.

En el mismo proceso, las autoridades judiciales determinaron que los copartícipes del doble homicidio irán a prisión preventiva, en tanto que hoy se realizará la correspondiente audiencia de vinculación a proceso.