“Cambiarme el nombre ya no, pero tengo que salir adelante”

Josúe Flores Camargo pasó 6 meses en la cárcel hasta que probó que él era una persona distinta a la señalada en una averiguación por plagio y homicidio.
El joven de 27 años en un parque en Iztacalco.
El joven de 27 años en un parque en Iztacalco. (Octavio Hoyos)

México

Su nombre lo llevó a la cárcel a pesar de no ser culpable: pasó seis meses en el penal de Barrientos acusado del secuestro y asesinato de un menor, ocurrido en 2010.

La única prueba que presentaron las autoridades ministeriales para encarcelarlo fue su nombre, según la causa penal 2610/2015.

Los policías ministeriales llegaron a la zona donde trabajaba con el supuesto oficio 2135A 0000/2374/2015 con fecha del 16 de diciembre de 2015, cinco años después de cometido el delito y ante un expediente lleno de irregularidades.

La autoridad lo inculpó por llamarse Josué Flores, aunque el segundo apellido no coincidía en un inicio con el presunto delincuente, pero después fue considerado como el presunto culpable y tratado sin respetar sus derechos.

“De acuerdo con el expediente, se investiga el caso de 2010 por el secuestro y asesinato de un niño; van sucediendo cosas en el expediente, en el cual llega hasta el punto mi nombre o el nombre de Josué Pérez Camargo. Y es así como me detienen.

“Tratan de hacer varias órdenes de aprehensión y no logran obtener la orden contra mí, hasta que por casualidades del destino hacen todo por meterme a la cárcel. Lo logran. Llevan, según, una orden de aprehensión y de la forma más pobre, por no decir ilegal, me detienen”, indicó Flores Camargo.

Después de ser detenido el 16 de diciembre de 2015, fue llevado a un Ministerio Público y de ahí trasladado al penal de Barrientos.

En los dos lugares estuvo incomunicado, sus familiares no sabían  nada y fue hasta que estaba en el área de observación en el penal que pudo comunicarse con su madre.

Durante el trayecto al penal, el joven, de 27 años, no sabía con claridad el delito que se le imputaba. Se enteró hasta que sus familiares llegaron y le dijeron que estaba involucrado en el secuestro y homicidio de un niño, porque un detenido de nombre Omar Alid Rayas Becerra señaló que tenía un cómplice: Josué Camargo Raya.

En el penal se preparó para no sucumbir y terminar drogándose. “Es una situación difícil, que no te esperas. Yo creo que cualquier persona diría que no se lo imagina. Pero al momento que estás ahí no te imaginas qué pueda pasar.

“Me tuve que mentalizar, además. Es un lugar en el que tienes que estar alerta, es una situación muy difícil, no puedes tirarte, no puedes ponerte triste, ni siquiera llorar, no puedes ser débil, porque te comen”, comentó.

Tras seis meses en la cárcel, y luego de haber contratado a cinco abogados, las autoridades declararon que se trata de un caso de homonimia. “Aparte de que no es el mismo nombre, declaran que no soy yo la persona que debe estar detenida”.

“Todavía no me la creo. Estamos en el proceso de ya estás afuera. Yo al principio del día que salí, el domingo, luego lunes, martes, no te crees algo así. Y pues ahorita ya he tratado de hacer un poco de mi vida cotidiana. Sería bueno cambiarme el nombre, pero ya no. Gracias a Dios estamos afuera y desafortunadamente sucedió esto. Hay que verlo con los mejores ojos. Tengo que salir adelante”.