Jefe policial demandará a mujer por difamación

Javier López Ruelas, comisario de Seguridad Pública de Tonalá, a través del área de comunicación social, informó que emprenderá cargos en contra de la persona que lo denunció por acoso sexual .
Javier López Ruelas acudió ayer a un evento público en su municipio.
Javier López Ruelas acudió ayer a un evento público en su municipio. (Milenio)

Guadalajara

El comisario de Seguridad Pública de Tonalá, Javier López Ruelas, demandará por difamación a la mujer que lo demandó por presunto acoso sexual, informó el ayuntamiento tonalteca.

El director, a través del área de comunicación social, dio a conocer que la denunciante laboraba como su secretaria y que la separación de su cargo se debió a las constantes quejas que había en su contra por mal comportamiento y desempeño laboral.

Incluso, junto con ella fueron removidas otras dos mujeres, a las cuales se les encomendó realizar labores de vigilancia en la calle a manera de castigo debido a que los resultados de sus labores no eran los esperados.

En la edición de ayer, MILENIO JALISCO dio a conocer que una mujer que laboraba directamente con López Ruelas lo denunció el pasado 20 de mayo luego de que éste le pidiera sostener relaciones sentimentales.

Como la dama se negó, el jefe policiaco la removió de su puesto y la mandó a patrullar, por ello la supuesta afectada interpuso una denuncia en contra del funcionario por acoso sexual.

En la declaración realizada por la víctima ante la autoridad ministerial se lee: “El día lunes 12 de mayo, el comisario me puso a disposición del comandante Mario Alberto Villa para que se me presionara laboralmente, ya que anteriormente había sido acosada para tener una relación sentimental con el licenciado Javier López Ruelas, comisario de Seguridad Pública de Tonalá, Jalisco, relación que no acepté, motivo por el cual tomó la decisión de asignarme a labores operativas, solicito seguridad para mí y mi familia, porque temo por las represalias que pueda tomar en mi contra, así como en contra de mi patrimonio”.

Además, la demandante confesó que se han presentado varias irregularidades dentro de la unidad que tiene a su cargo López Ruelas, pues asegura que además del acoso que ella sufrió, sus compañeros han sido enviados –de manera obligatoria- a custodiar bancos, gasolineras e incluso restaurantes, actividades que sólo le competen a elementos de seguridad privada que deben ser contratados por el inmueble.