Jalisco, segundo en muertes de militares

La Secretaría de la Defensa Nacional entregó datos acerca de los efectivos abatidos en agresiones en 18 meses, de enero de 2013 a julio de 2014.
El caso más reciente en Jalisco fue en el municipio de Guachinango, en el que murieron 4 militares
El caso más reciente en Jalisco fue en el municipio de Guachinango, en el que murieron 4 militares (Milenio)

Guadalajara

Jalisco destacó en la cantidad de elementos del Ejército Mexicano asesinados por la delincuencia organizada durante el ejercicio de sus funciones en el periodo de enero de 2013 a julio de 2014, posicionándose en segundo lugar, en seguida de Tamaulipas.

Según datos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), en Jalisco murieron seis elementos de la dependencia en hechos ocurridos durante el cumplimiento de sus funciones entre enero de 2013 y mayo de 2014; en Tamaulipas, que ocupaba el primer lugar a nivel nacional, murieron diez soldados en situaciones similares durante el mismo periodo.

MILENIO JALISCO requirió a la Sedena información acerca del número de bajas por fallecimientos en enfrentamientos ocurridos en cada estado del país desde enero de 2013, por medio de la solicitud de información 700154014.

En total, murieron 33 efectivos de personal militar como resultado de agresiones con armas de fuego en contra del Ejército perpetradas por la delincuencia organizada, según la información proporcionada por Sedena; los datos fueron entregados de manera electrónica el pasado 21 de noviembre y no se incluían registros posteriores al mes de mayo de 2014.

Destacaban dos momentos con varios elementos del Ejército asesinados a causa de agresiones: uno de ellos fue la emboscada contra un camión militar perpetrada presuntamente por miembros del Cártel Nueva Generación el 12 de mayo de 2014 en Guachinango, Jalisco, hechos en que murieron cuatro soldados. También sobresalía la muerte de cinco militares durante una emboscada en Reynosa el 3 de agosto de 2013.

Otras entidades donde fallecieron soldados a causa de agresiones en esos meses fueron Michoacán, con cinco bajas; Guerrero, con cuatro; Durango, con dos y Sinaloa, con la misma cantidad de decesos de las fuerzas castrenses.

La Sedena define como agresión los "actos esporádicos y aislados de violencia en contra de la autoridad que realizan grupos u organizaciones criminales mediante el uso de armas de fuego y en los cuales la fuerza pública, durante el cumplimiento de sus funciones, tiene que hacer uso de las armas de fuego de las que está dotada para hacer cumplir la ley".