Investigan una venganza como móvil de emboscada

El aseguramiento de una finca con hidrocarburo supuestamente robado habría sido el motivo por el cual los elementos castrenses fueron atacados.

Guadalajara

Una venganza por el decomiso de una finca que era usada para el almacenamiento de combustible presuntamente robado sería el móvil de la agresión que sufrieron elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), en el municipio de Guauchinango, informó la Delegación de la Procuraduría General del República en Jalisco (PGR).

Ulises Enriquez, vocero de la institución federal, señaló que fue precisamente el lunes por la mañana cuando el personal castrense reportó la incautación de un predio en donde se encontraban almacenados más de mil litros de combustible de dudosa procedencia.

“Ellos traían una investigación al respecto, cuando se trasladaban a una delegación estatal fueron atacados por sujetos armados en al menos diez camionetas. En el lugar cuatro elementos [de la Sedena] murieron totalmente calcinados y dos más se encuentran graves”, detalló Enriquez, quien agregó que la investigación será llevada a cabo por el personal ministerial federal.

En tanto, los cuerpos de los cuatro militares fueron trasladados durante la madrugada de ayer a las instalaciones del Servicio Médico Forense de la zona metropolitana, mientras que el estado de salud de los lesionados fue reportado como reservado por la gravedad de sus heridas.

Enriquez añadió que “hasta el momento no se cuentan con personas detenidas, elementos de la Policía Ministerial y los peritos se encuentran recabando indicios y de lo que podamos encontrar para dar con el paradero de estas personas [los agresores]”.

Asimismo, Emilio Lozoya, director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), informó que “casi a finales de abril, Petróleos Mexicanos ha detectado casi mil tomas clandestinas, se ha estabilizado el volumen de lo que nos roban”.

De acuerdo a información proporcionada por Pemex, tan sólo el año pasado, en Jalisco se localizaron 227 tomas clandestinas, lo que coloca a la entidad, junto con Tamaulipas, Veracruz, Sinaloa y Puebla como los estados en donde más ordeña de combustible, en esta modalidad, se comete.

Tras la agresión que le costó la vida a los cuatro militares, las autoridades locales también reaccionaron en voz del secretario General de Gobierno, Arturo Zamora Jiménez, quien hizo un llamado a los alcaldes para que denuncien la presencia de grupos armados.

“Le pedimos a cada uno de los presidentes municipales y les reiteramos que cuando tengan noticias de grupos que no sean de lugar que están circulando por la zona le avisen a la Fiscalía General, que es la autoridad que debe intervenir”, expresó Zamora Jiménez.

Además, el funcionario estatal destacó la urgencia para que se autorice a la Fiscalía la creación de los nombramientos que se necesitan para que se eche a andar la Fuerza Única Regional y a través de ésta se refuercen los patrullajes, en tanto, se mantendrá la coordinación con las autoridades federales para la vigilancia de la zona.

LA SEGURIDAD EN LA REGIÓN

Guauchinango es uno de los ocho municipios que conforman la región Sierra Occidental y de acuerdo a las estadísticas del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses del 1 de enero al 30 de abril no se han documentado asesinatos.

San Sebastián del Oeste es una de las demarcaciones colindantes con y de acuerdo a registros periodísticos, el hecho de violencia más significativo se registró en 2012, cuando se informó sobre la localización de una fosa en la que se hallaron tres cuerpos mutilados, así como un narcolaboratorio. (Redacción/Guadalajara)