Investigan a mandos penitenciarios por las fugas de reos en Tulancingo

Se buscan recursos federales para cosntruir nuevo penal de mediana seguridad.
Fugas, recurrentes en penal de Tulancingo.
Fugas, recurrentes en penal de Tulancingo. (Archivo)

Pachuca

Después de dos fugas de reos del Centro de Reinserción Social (Cereso) de Tulancingo en menos de dos meses, las autoridades investigan si existe alguna relación entre ambos incidentes y si personal, como custodios o directivos, están involucrados por alguna colusión con los delincuentes presos.

El secretario de Gobierno, Fernando Moctezuma Pereda, informó que reforzarán la vigilancia en el Cereso para evitar nuevos incidentes, además de que se inició una averiguación para deslindar responsabilidades, pues el 3 de marzo siete reclusos lograron evadir la seguridad del penal, uno de ellos sigue prófugo (Leopoldo Solís Pérez), y apenas el 30 abril dos más hicieron lo propio, aunque fueron recapturados.

Para el responsable de la política interna, la sobrepoblación en las cárceles de la entidad, entre ellas la de Tulancingo, es factor, por ello la importancia de construir un nuevo Cereso de mediana peligrosidad, para el cual buscan recursos federales.

"Tenemos confianza en que en breve, con estos lamentables incidentes, se pueda reforzar el cuidado en los mismos lugares. Estamos confiados en que después de hacer un examen muy minucioso de las personas, las autoridades en cada penal, nos pueda ayudar para evitar cualquier situación que se pueda dar.

"Hay un incremento importante en cada uno de los Ceresos, se requiere hacer una estrategia, es un proyecto que tiene el gobierno para un nuevo penal que dará la oportunidad de tener, al desahogar un poco los Centros de Reinserción, una mayor atención en los mismos", indicó.

Confirmó que esta indagatoria no sólo llega hasta los reclusos, sino también a los puestos directivos. "Es lo que se está investigando, nadie escapa a una investigación de este tipo y más en la condición en la que se dieron (las fugas)".

Añadió que este trabajo de inteligencia también va a revelar si existen más involucrados en estos casos, pues la policía estatal también buscó en los domicilios aledaños al penal por si los reos se habían refugiado ahí.

"Es todo un tema, obviamente son parte de las estrategias que se tienen que hacer para la mejora del cuidado de lo que son los Ceresos y sobre esto se está haciendo un trabajo muy fuerte", concluyó.

El 30 de abril los internos Celso Vargas Vargas y a Jorge Alberto Contreras Aguirre, ambos de 28 años de edad, saltaron una de las bardas que limitan el penal; sin embargo, fueron recapturados.

"Se van hacer reuniones con personal y directivos del penal para saber los factores que permitieron la fuga y tomar las decisiones pertinentes en la materia", aseveró Alfredo Ahedo Mayorga, titular de la SSPH.

Jorge Vargas, según datos de la Secretaría de Seguridad, es originario de Acaxochitlán y está recluido por violación, mientras que José Alberto Contreras, oriundo de Tuxtepec, Oaxaca, se encuentra interno por secuestro y asalto agravado.

Recientemente, el secretario ejecutivo del Consejo Estatal de Seguridad, Nicolás Ramírez Gómez, informó que el gobierno de Hidalgo prepara un proyecto, que sería financiado por la Federación, para construir un nuevo centro penitenciario regional de media peligrosidad, el cual tendría un costo aproximado de 30 millones de pesos y albergaría mil 500 internos, con proyección a dos mil.

Claves

De aprobarse la captación de recursos del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras) que serían a fondo perdido, tardarían dos años para la construcción del nuevo penal.

Dentro de éste, según Nicolás Ramírez, también se ubicaría una cárcel para mujeres que sería única en la entidad.

Según el funcionario, esta propuesta se deriva de la sobrepoblación de reos que hay actualmente en los Ceresos y por las recomendaciones recibidas por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).