Interpondrán queja ante la CNDH por negligencia del IMSS

Personal del instituro se negó la atención al menor pese a que iba herido de bala.
Ayer lo sepultaron.
Ayer lo sepultaron. (Cuartoscuro.com)

Ecatepec

Familiares de Jordan Yandel Cortez Fragoso, menor de tres años y víctima de una bala perdida, demandaron a las autoridades judiciales llegar al fondo en las pesquisas y dar con el responsable del disparo, al tiempo de informar que interpondrán una queja ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) por la negligencia en que podría haber incurrido personal de la clínica 76 del IMSS, donde se negaron a darle atención a pesar de la gravedad de la lesión.

Asimismo, reiteraron su exigencia a las autoridades de llevar a cabo una efectiva campaña de despistolización en la comunidad de San Andrés de la Cañada, mediante operativos y no por canje, ya que "todos los fines de semana, viernes, sábados y domingos, mucha gente sale a disparar a lo loco sin medir las consecuencias", dijo María Guadalupe Ramírez López, abuela del niño fallecido ayer durante la madrugada, afirmación que fue avalada por los padres de Jordan, Álvaro Cortez Vázquez y Alondra Lucero Fragoso Ramírez.

Por un lado, Ramírez López expresó su malestar por la actuación del personal de la clínica 76 del IMSS, localizada en la colonia Santa Clara, a donde fue llevado Jordan luego de la lesión que sufrió cerca de las 14:30 horas el pasado miércoles cuando buscaba comprar un disco compacto en un puesto localizado en la calle Ramón Soberanes.

Agregó que de acuerdo con informes en el Hospital Nicolás San Juan, en Toluca, el destino de Jordan pudo ser otro si hubiera recibido la atención oportuna, pero se perdió tiempo valioso, casi tres horas, hasta que finalmente fue trasladado a ese nosocomio por uno de los Relámpagos del gobierno del Estado de México, cerca de las 17:30 horas, previas gestiones de los paramédicos de una ambulancia de Protección Civil Municipal, Carlos Balvanera y Carlos Pérez.

El percance ocurrió a espaldas de las oficinas de delegación municipal en cuya torre hay una videocámara de vigilancia que contiene material del día del accidente y el cual es analizado por las autoridades, según fuentes del ayuntamiento.

Ramírez López destacó que su familia ha sido agredida ya en dos ocasiones, le vez pasada con otro Jordan, de seis años, el 31 de enero de 2012, y que es momento de que el gobierno y las autoridades auxiliares de la colonia asuman en serio su papel de garantes de la integridad física de los vecinos.

"Ahora resulta que nadie está a salvo, que nadie puede salir tranquilamente de su hogar porque algún loco se le ocurre lanzar disparos sin fijarse, hiriendo a los demás", mencionó .

Por ello, remarcó que hace bien la autoridad local en anunciar una campaña de despistolizaciòn, pero que se haga con el uso de la fuerza pública, con operativos sorpresa para confiscar el mayor número de armas posibles y evitar que se repiten este tipo de tragedias.

Desde el domingo Jordan Yandel recibió decenas de visitas en su hogar, tanto de familiares como de vecinos, todos vestidos de blanco.