Inseguridad en Michoacán sí afecta: sector carretero

El comisionado Alfredo Castillo anuncia que fueron confiscados 22 inmuebles a templarios, cuyo valor es de unos $62 millones.
Una de las propiedades arrebatadas al grupo criminal.
Una de las propiedades arrebatadas al grupo criminal. (Especial)

Morelia

Tomás Colomer, director general de la compañía Autopistas de Michoacán, afirmó que la percepción de inseguridad en el estado continúa afectando al sector carretero, por lo cual cerrarán este año con ingresos similares a las de 2013

Un día antes, Alfredo Castillo, comisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán, sostuvo que el crimen organizado en la entidad es “un tema del pasado” y que ahora solo tienen una delincuencia eventual.

El estado, dijo, está creciendo y tiene estabilidad. “Se va a consolidar, estoy seguro, en una potencia para todo el país”, puntualizó.

Sin embargo, Colomer señaló que la percepción de inseguridad continúa afectando al sector carretero, por lo cual cerrarán este año con aproximadamente 14 millones, la misma cifra del año pasado.

“Evidentemente la marcha del estado influye en todos los negocios que existen. Somos optimistas que la situación mejorará. Actualmente vemos un repunte en el transporte de carga, sobre todo por la terminal de Lázaro Cárdenas”, indicó en entrevista.

La empresa Autopistas de Michoacán opera la carretera Siglo XXI, que va de Pátzcuaro a Lázaro Cárdenas; la ampliación de la vía de Pátzcuaro-Uruapan y la construcción de los libramientos de Morelia y Uruapan.

Colomer dijo que en estas vías de comunicación han invertido 400 millones de pesos en sistemas y cámaras de vigilancia, además de que tienen estrecha colaboración con la Policía Federal y cuentan con un sistema de patrullaje propio.

Mencionó que otros servicios que ofrecen es la prehospitalaria, con ambulancia y personal preparado para dar primeros auxilios y trasladar a usuarios accidentados.

El directivo indicó que las carreteras que operan ayudan a desfondar toda la carga que llega al puerto de Lázaro Cárdenas, además de que son un mejor modo de comunicación para los habitantes y turistas que van a las costas michoacanas.

Puntualizó que tienen el compromiso de continuar apoyando al estado con mejoras en sus vías de comunicación y hacerlas más seguras.

EL DECOMISO

Mientras en conferencia de prensa, el comisionado Castillo dio a conocer ayer que fueron decomisados 22 inmuebles propiedad de integrantes de Los caballeros templarios, los cuales tienen un valor alrededor de los 62 millones de pesos.

Especificó que personal ministerial aseguró una gasolinera en construcción con valor comercial estimado en un millón 300 mil pesos propiedad de Enrique Kike Plancarte, ubicada en el kilómetro 3 de la carretera federal Lázaro Cárdenas-Morelia, a la altura de la tenencia de Guacamayas, además de tres casas en la comunidad de Las Peñas, en el puerto de Lázaro Cárdenas, una de éstas de tipo residencial.

Afirmó que además fueron confiscados 16 inmuebles propiedad de Pablo Toscano, El 500 o El Quinin, vinculado directamente con Servando Gómez Martínez, La Tuta, principal líder de los templarios.

Toscano  tenía  11 casas-habitación, dos ranchos con valor estimado de 12 y 15 millones de pesos, un complejo turístico en playa con valor estimado de 20 millones de pesos, una finca y un corral, ubicados en las tenencias de Caleta de Campos y Guacamayas, así como en las comunidades de Popoyuta, El Bejuco, Las Peñas, El Habillal y en la ciudad de Lázaro Cárdenas. Así también se localizó una embarcación.

El comisionado refirió que quedó bajo resguardo de la procuraduría estatal un inmueble ubicado en el kilómetro 32 de la carretera  Lázaro Cárdenas-Chuquiapan, que era propiedad de Juan Tapia, cercano a El Quinientos a quien se tiene identificado como probable responsable de cobros de cuota y extorsiones a mineros en la región y de quien se escucha su voz en uno de los audios de La Tuta.

Dijo que en total a la fecha han sido aseguradas 36 propiedades presuntamente utilizadas para actividades delincuenciales con un valor comercial a los 140 millones 560 mil pesos lo que representa un golpe severo financiero al crimen organizado.