Forenses austriacos no lograron identificar restos de Cocula: PGR

La PGR dijo que los peritos de la Universidad de Innsbruck concluyeron que el calor excesivo destruyó el ADN de los 16 restos de Cocula por lo que ahora aplicarán una nueva técnica más riesgosa.
Walther Parson, líder del equipo de la universidad austriaca.
Walther Parson, líder del equipo de la universidad austriaca. (Gerichtsmedizin Innsbruck/Lorbeg)

Ciudad de México

El Instituto de Medicina Forense de la Universidad de Innsbruck, en Austria, no encontró cantidad útil de ADN que permitiera identificar los 16 restos hallados en Cocula, informó la Procuraduría General de la República.

La PGR informó, en un comunicado, que recibió un informe de los expertos austriacos en el que concluyen que "el calor excesivo ha destruido el ADN y el ADN mitocondrial en los restos, por lo menos hasta el punto en que los métodos rutinarios no pueden emplearse para un análisis exitoso".

El instituto dio la posibilidad de utilizar una tecnología novedosa llamada "Secuenciación Masivamente Paralela" (Massively Parallel Sequencing MPS), que podría servir como una herramienta útil para seguir investigando estos restos.

Sin embargo, aunque esta técnica podría arrojar resultados "el principal riesgo es que los extractos de ADN sean consumidos sin obtener ningún resultado adicional de ADN que ayudaría en el proceso de identificación", dijeron.

"No podemos proporcionar un estimado sobre el éxito, pero las especificaciones técnicas de la MPS son más prometedoras que cualquier otro método de identificación genética molecular existente". 

La PGR solicitó al Instituto de Medicina Forense de la Universidad de Innsbruck que proceda de inmediato a realizar los estudios.

El 7 de noviembre, el titular de la PGR, Jesús Murillo Karam, dijo que peritos mexicanos y argentinos habían encontraron restos humanos en el basurero de Cocula, donde miembros de Guerreros Unidos dijeron haber matado y quemado a un grupo de personas, y que los restos serían enviados a la Universidad de Innsbruck, en Austria, para ser identificados.

Los forenses de Innsbruck son uno de los equipos más reconocidos del mundo en esta materia, dirigidos por Parson Walther, un científico multipremiado que ha participado en investigaciones como la identificación de los restos de dos de los hijos perdidos del zar Nicolás de Rusia.