Se incendia el Coliseo Centenario

Fuegos pirotécnicos del show "Jinete Supremo", alcanzaron el techo del lugar el cual comenzó arder rápidamente debido al aire acondicionado y en pocos minutos se desató un caos.

Torreón, Coahuila

Aunque desde temprana hora los elementos de Protección Civil Municipal se encontraban afinando detalles para la realización del espectáculo "Jinete Supremo", en el Coliseo Centenario de Torreón, el show acabó en un voraz incendio.

Poco después de las 21:15 horas de este viernes, los organizadores encendieron fuegos pirotécnicos que tenían la finalidad de dar la bienvenida a los asistentes.

Alberto Porragas, director de Protección Civil, informó que sí había autorización de encender esta pirotecnia.

Las chispas tocaron algunos ornamentos que se encontraban en el domo de este centro de espectáculos. El material flamable de los adornos fue la causa de la hecatombe al caer al suelo y extenderse al domo del Coliseo.

Bomberos de Gómez Palacio y Matamoros también colaboraron en las labores. Lo único que faltaba era agua, que se terminaba de inmediato.

El viento propició que el fuego se expandiera. En cuanto autoridades se percataron de que no era posible controlar las llamas, fueron evacuadas según cifras otorgadas por Protección Civil de Torreón, 800 personas.

Por fortuna no hubo personas lesionadas, aunque varios presentaron crisis nerviosas. Ambulancias de Cruz Roja, al igual que de Cruz Verde y otros servicios particulares, se dirigieron ante la posibilidad de que alguien resultara con heridas.

Voraz, el fuego se apoderó de todo. "En menos de tres minutos estuvo la primer máquina aquí, que viene de la Zona Industrial", indicó Porragas. De todas las sub estaciones de Bomberos de Torreón, llegaron elementos a bordo de camiones cisternas, máquinas extintoras y carros escala.

Los bomberos tuvieron que desempeñar labores de gran riesgo al tener que trepar al domo para sofocar desde arriba.

Fue necesario el apoyo de parte de Bomberos de Gómez Palacio y Matamoros, quienes valerosamente colaboraron en las labores. Lo único que faltaba era agua, que se terminaba de inmediato.

Don Raúl es vendedor de botanas y cervezas en el Coliseo. "Yo estaba vendiendo, en mi trabajo normal, apenas iba a empezar el espectáculo y con los cohetes se quemaron los adornos del techo".

Afirma que la evacuación fue tranquila, sin tumultos. Ellos como vendedores, se reunieron al exterior y vieron que no faltara nadie. Es la primera experiencia de este tipo que tiene en años de trabajo.

Al exterior del Coliseo, los jinetes con sombreros y hasta los payasos de rodeo estaban sentados a la espera de instrucciones, cuando aún se creía que el fuego podría controlarse pronto.

Pero no fue así. Cerca de las 22:20 horas, una explosión cimbró el Coliseo. "No mam...., eso se va a caer", gritaban en medio de emoción y miedo un grupo de jóvenes que se alejaban a bordo de una camioneta, grabando con sus celulares una densa voluta de humo.

Así mismo, personal del Staff comentaba que ya la lumbre había llegado a las gradas y al ruedo. Estaban preocupados por los toros que se encontraban al interior. Hasta poco después de las 22:30, un camión de redilas rojo entró por ellos.

También llegó al lugar Arturo Gilio "El Matador", dueño de este lugar, visiblemente consternado. Policías de las diversas corporaciones, al igual que personal de Sedena, estuvieron también pendientes. Tránsito y Vialidad debió montar un operativo ante el denso tráfico que había nen las inmediaciones del Coliseo.

Todavía durante varias horas se extendieron los trabajos para sofocar el fuego en el primer incendio de tal magnitud en un centro de espectáculos, que en esta ocasión y para suerte de todos, no se cobró vidas.