Impiden que comerciantes se coloquen afuera de templos

Cerca de diez elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana quienes acompañaban a los inspectores de Inspección y Vigilancia del Ayuntamiento de Guadalajara.
Son represalias, aseguran.
Son represalias, aseguran. (Arturo Ramírez Gallo)

Guadalajara

Los comerciantes que se manifestaron la semana pasada contra actos de corrupción y que fueron desalojados el domingo por policías y personal de Inspección de Vigilancia de los jardines de los dos templos en Guadalajara, regresaron ayer para ver si podrían laborar y se encontraron de nueva cuenta con la presencia de funcionarios que les impidieron colocarse en el sitio.

“Llegamos a pensar que pudo haber sido un operativo de rutina – lo del domingo-  pero tristemente nos damos cuenta que llegamos a los jardines y seguimos golpeteados por policías y de personal de Inspección y Vigilancia”, detalló Teresa González, quien representa a 32 comerciantes que fueron retirados.

En el lugar se apreciaban cerca de diez elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana quienes acompañaban a los inspectores de Inspección y Vigilancia del Ayuntamiento de Guadalajara. Uno de los funcionarios explicó que sólo se dejaba laborar a los vendedores de artesanías.

Por su parte, Teresa González dijo que un porcentaje de sus vendedores se encargan de la venta de artesanías y no se les dejó laborar, mientras que el restante oferta papas, aguas frescas y diferentes alimentos.

“Queremos dejar bien claro que estos inspectores vienen de civiles y sin gaffete. No sabemos por qué y quién los mandó (…) tenemos muchos años aquí en el Centro y sabemos cuáles trabajan en el departamento, siempre vienen con chaleco rojo y su gaffete y hoy vienen de civiles”, indicó la representante.

También recordó que el pasado 19 de enero se manifestaron a las afueras del palacio municipal para denunciar presuntos actos de corrupción por parte de los funcionarios Evaristo Roldán González, director de Inspección y Vigilancia, y Francisco Rubio Sánchez, de la Unidad Departamental de Inspección a Mercados y Comercios en Espacios Abiertos.

La comerciante detalló que en navidad pagaron 300 mil pesos para que se les permitiera trabajar dentro de las nueve manzanas a partir del 18 de diciembre y un día después fueron desalojados. Posteriormente le quisieron cobrar 350 pesos de cuota para que les permitieran trabajar y fue cuando se manifestaron y reportan que dichos desalojos son represalias.