Identifican a muertos en Anáhuac

Los cadáveres fueron encontrados con heridas de bala, en el portaequipaje de una camioneta Dodge Durango de reciente modelo. Uno de los hombres contaba con antecedentes penales. 
Uno de los hombres contaba con antecedentes penales.
Uno de los hombres contaba con antecedentes penales. (Yadith Valdéz)

Anáhuac

Dos de los tres cadáveres encontrados en el interior de una camioneta en Anáhuac, fueron identificados por autoridades estatales en el Servicio Médico Forense (Semefo) y uno de ellos corresponde a un hombre con antecedentes penales.

Los nombres de las víctimas trascendieron luego de que sus huellas dactilares fueran comparadas en la base de datos que se tiene a nivel federal de personas que han enfrentado un juicio.

Sin embargo, hasta el momento ningún familiar de los fallecidos se ha presentado en el Semefo del Hospital Universitario para reclamación de los restos.

Según reportes de la Procuraduría, se trata de Jorge Alberto Palos Moncada, de entre 20 y 25 años, y Mario Cázares Sandoval, de entre 45 y 50.

Trascendió que Cázares Sandoval tenía antecedentes en Jalisco, luego de que se le detuviera por comprar piezas automotrices robadas.

Mientras que Jorge Alberto era hermano de un hombre que en diciembre de 2010 logró fugarse, junto con otros 150 internos, del penal número 2 de Nuevo Laredo, Tamaulipas.

Ambos fueron encontrados muertos y con heridas de bala, junto con otro hombre, en el portaequipaje de una camioneta Dodge Durango de reciente modelo, en color negro.

El hallazgo se dio a temprana hora del miércoles en el kilómetro 185 de la carretera a Colombia, a la altura de la calle Coahuila, en la comunidad Estación Rodríguez, del municipio de Anáhuac.

Trascendió que en el transcurso de la madrugada se suscitó un enfrentamiento y persecución entre dos grupos de delincuentes, a lo largo de aquella localidad.

Fue casi al amanecer cuando los vecinos de la zona observaron la camioneta al salir de sus casas, por lo que reportaron los hechos a las autoridades locales.

Hasta aquel apartado lugar del norte del estado se trasladaron elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones, de la Fuerza Civil, del Ejército y de la Marina.

Varios grupos se desplegaron por brechas y carreteras de aquella región en busca de sospechosos, pero no se reportaron novedades.

Los cuerpos de los hombres asesinados fueron llevados al Servicio Forense de Monterrey, donde se espera que sean reclamados por los familiares en el transcurso de las próximas horas.