Huye de casa porque su mamá la quería prostituir

La madre de la joven la había reportado como desaparecida, pro fue localizada por la Policía Ministerial del Estado.
Oficinas de la Agencia del Ministerio Público Investigador
Oficinas de la Agencia del Ministerio Público Investigador (Imelda Torres)

Ciudad Valles

Una adolescente que había sido reportada como desaparecida por su madre, fue localizada por elementos de la Policía Ministerial del Estado a quienes dijo que se había ido por su propia voluntad, luego de escuchar que su mamá la quería "vender", a un sujeto.

La madre de la menor a quien solo se identifica como Feliciana, se presentó en las oficinas de la Subprocuraduría de Justicia el pasado 15 de octubre para solicitar la intervención de las autoridades para localizar a su hija de nombre Isabel, diciendo que no sabía de su paradero.

Al llevar a cabo las investigaciones, los Policías Ministeriales se entrevistaron con una amiga de la menor, la cual les dijo que ella empleaba a la joven para que le cuidara a sus hermanos, menores de edad, pero que en una ocasión la vio platicando con un individuo, situación que no le agradó y le pidió que ya no fuera, pero que mantuvo la amistad con ella.

También les informó que en una ocasión, la joven le platicó que su madre se dedica a la prostitución y que debido a esto pretendía irse de la casa con unos ex compañeros de la secundaria, ya que había alcanzado a escuchar que su mamá tenía la intención de llevarle unos clientes.

Posteriormente se logró establecer que la joven estaba viviendo en la casa de una tía que vive en el fraccionamiento Miravalles en esta misma ciudad, hasta donde los agentes acudieron y se entrevistaron con la familiar de la joven, quien les indicó que efectivamente la adolescente había llegado el 24 de octubre como a las nueve de la mañana y que ahí seguía.

Los policías se entrevistaron con la adolescente, quien en una breve entrevista les manifestó que efectivamente ella se había salido de su casa porque su madre la quería vender, dijo que por unos días se quedó en casa de unos ex compañeros de la secundaria, pero que posteriormente se fue a vivir con su tía.

Explicó que el 12 de octubre llegó su mamá a su domicilio y la empezó a agredir y que posteriormente hizo una llamada y ella alcanzó a escuchar que decía "quiero un dinerito, aquí tengo a mi hija", por lo que ella esperó a que su progenitora se durmiera y por la madrugada se salió de la casa.

Ante tales circunstancias, los elementos de la Policía Ministerial del Estado se vieron en la necesidad de hacer presentes ante el agente del Ministerio Público, tanto a la adolescente como a la mamá, para que sea dicha autoridad quien se encargue de deslindar responsabilidades.