Detienen a presunto asesino de mujeres en Tamuín

El instructor de karate confesó la muerte de cinco niñas y una joven mujer, cuyas desapariciones crearon psicosis en la Huasteca Potosina los últimos años.

Ciudad Valles

Después de que los últimos años en la Huasteca Potosina imperó la psicosis por la desaparición de varias niñas y jovencitas en el municipio de Tamuín, la investigación concluyó en la detención de un hombre de 53 años, dueño de un gimnasio donde era instructor de karate y zumba, además de ostentarse como ex Subteniente del Colegio del Aire, especializado en mantenimiento de aeronaves y haber trabajado en Coahuila y Chihuahua.

Confesó haberlas violado, estrangulado y aventarlas a predios entre cañaverales ya sin vida pero faltan aún dos cuerpos por encontrar. Una de ellas era hija de policías.

El último reporte fue el de Eliehoenai Chávez Rivera de 32 años de edad, quien desapareció el 6 de mayo de este año al salir de la empacadora Ensacar donde trabajaba. El de ella y otras dos son los cuerpos que se han encontrado. El otro es de Dulce Jimena Reyes Rodríguez de 9 años, a quien se le vio la última vez el 11 de abril, mientras que el tercer cuerpo es el que se encontró a mediados del 2011.

Las investigaciones las encabezó la Directora del Sistema Alerta Amber, Cristina Hurtado Barrera, en coordinación con la Procuraduría General de Justicia del Estado.

El detenido es Filiberto Hernández Martínez, de 43 años de edad, quien fue detenido alrededor de las 18:00 horas del jueves en la zona centro de Tamuin, a quien se le buscaba para presentarlo a declarar en torno a los hechos. En ese momento se le detuvo porque se le encontró una navaja, confesando después que él había cometido los asesinatos.

Es originario de Estación Velasco, en el municipio de Ébano pero actualmente tenía su domicilio en la calle Jarrilla de la colonia Juárez, en el municipio de Tamuín, contaba con un gimnasio donde era instructor de zumba y de karate. Además se acreditó como ex Subteniente del Colegio del Aire, especializado en mantenimiento de aeronaves y dijo haber trabajado en Coahuila y Chihuahua.

Venía perpetrando violaciones y asesinatos de mujeres de Tamuin desde el 2010, las cuales al principio se atribuían a la delincuencia organizada o a una banda de robachicos.

Confesó que arrojaba los cadáveres en un lugar cercano a la comunidad "La Puntilla", en un cañaveral y que todo lo hacía solo.

A mediados de junio del 2011 y a unos días de haber sido reportada su desaparición, fue encontrado el cuerpo de Adriana Martínez Campuzano un predio del ejido La Primavera; tenía 13 años de edad y se la había visto la última vez al salir de la secundaria.

"A ella me la llevé a la fuerza a mi casa, la violé y la estrangulé y después la aventé en ese camino comunal".

Las investigaciones siguen para encontrar los cuerpos de las dos menores que faltan; de Rosa María Sánchez González, desaparecida el 29 de octubre del 2010 y el de Itzel Romany Castillo Torres de 12 años, quien desapareció el 24 de enero del 2013; ella era hija de una policía municipal de Tamuin que ahora está en la Policía Estatal, y su padre policía ministerial.