Joven hondureño pierde los pies al caer del tren

Wilson Hernández de 21 años de edad, intentó subir a la maquina en movimiento en la colonia la Constancia en Torreón, la velocidad ocasionó que resbalara y su piernas cayeran debajo de las ruedas.
La unidad acaba de ser fumigada, por lo que se presume esa pudo haber sido la causa de la muerte.
Algunas personas lo jalaron y lo sacaron de ahí con mucho esfuerzo, ante la potencia del tren. (Milenio Digital)

Torreón, Coahuila

Con amputación de los dos pies, por encima del tobillo, resultó el joven Wilson Hernández Márquez, hondureño de tan solo 21 años de edad, al caer del tren en la colonia Constancia de Torreón, sobre calle Ferrocarril y avenida Segunda.

"Por favor, les ruego que le hablen a mi madre en Honduras, este es el teléfono",  dijo el joven migrante.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 13:20 horas, cuando Wilson intentó subir al tren en movimiento. La velocidad de la máquina hizo que el joven resbalara y sus piernas cayeran bajo las feroces ruedas del medio de transporte.

Varias personas vieron esto con horror. Los testigos manifestaron que el joven pedía ayuda a gritos, para salir de debajo de los vagones, que seguían masacrando sus extremidades.

Algunas personas lo jalaron y lo sacaron de ahí con mucho esfuerzo, ante la potencia del tren. Otras en tanto, llamaron al servicio de emergencias, pidiendo una ambulancia.

Paramédicos de la Cruz Roja Mexicana, estabilizaron al pobre muchacho, que temblaba de dolor y de miedo, pues también rodó varios metros al caer.

Vecinas de La Constancia también se acercaron a tratar de consolar al herido. "Por favor, les ruego que le hablen a mi madre en Honduras, este es el teléfono", les dijo entre lágrimas.

Intentaron comunicarse y lo lograron, pero con la confusión, no atinaron a decirle mucho a la madre que esperaba noticias diferentes de su vástago.

Señalaron las vecinas, que Wilson también se quejó amargamente del futuro que le espera.

En las vías y cerca de ellas, quedaron trozos de huesos de las piernas del lesionado. Trágicamente, luego de que fue trasladado a un hospital, quedó también un trozo de pantalón ensangrentado y un zapato tenis roto.

Los testigos quedaron impresionados por que el pie derecho del joven no se cercenó en el momento de caer, pero quedó descarnado. Y eso que por desgracia, ese tipo de accidentes son comunes ahí.

Señalaron las vecinas, que Wilson también se quejó amargamente del futuro que le espera, y de que será una carga para su familia en cuanto lo devuelvan a su país de origen, en lugar de ser un apoyo financiero. "Yo vine porque tenemos mucha necesidad".