REPORTAJE | POR ANTONIO LÓPEZ

Historia triste de tres niñas a quienes esperan en sus hogares

Joselín, Yenifer, Angélica - Desaparecidas

Son tres jovencitas mexiquenses hijas de familia, estudiosas, tranquilas en su vida cotidiana, que un día no regresaron a su casa y siguen siendo buscadas por sus familias, sin que haya habido respuesta a sus denuncias.

Adolescentes, estudiantes, jovencitas
Son adolescentes estudiantes, como hay en casi todas las familias. (Montserrat Peñaloza)

Valle de México

"No es un animalito quien se perdió, es una persona a la que estamos buscando y esperamos pronto su regreso", expresó Gabriela Sánchez Rodríguez, mamá de Lucía Joselín Robles Sánchez, quien desapareció el 2 de febrero de este año.

Joselín nació el 10 de noviembre de 1995 y reside, hasta antes de desaparecer, en la colonia Las Brisas, municipio de Ecatepec, con sus padres y dos hermanos menores, de 8 y 13 años de edad.

La última vez que supieron de ella, regresaba de hacer su servicio social, ya que estudiaba el sexto semestre de Administración en la preparatoria "Net", localizada en la colonia Laureles.

Su novio, que va a la misma escuela, la iba a ver más tarde en la casa de ella el día de su desaparición. Tenía promedio de 9.9. No gustaba de ir a fiestas con frecuencia, solo a las reuniones de fin de año o celebraciones tradicionales.

"No salía mucho, solo con la familia o con su novio, estábamos atentos a todo lo que hacía. Incluso en las vacaciones, tomaba cursos de natación; la llevábamos e íbamos por ella", dijo Gabriela Sánchez.

Los padres han investigado por cuenta propia y autoridades del Metro y el Mexibús les proporcionaron videos.


"Salía de casa, de lunes a viernes, a las 7 de la mañana", tomaba una combi con dirección a Indios Verdes, por la carretera libre México-Pachuca, porque entraba a las 8 de la mañana; salía a las 13 horas, y como no le daba tiempo de regresar, de ahí se pasaba al servicio social.

Abordaba su transporte al Mexipuerto en Ciudad Azteca, con dirección a la estación San Lázaro, "y de ahí a Salto del Agua" y de regreso hacía el mismo recorrido y abordaba el Mexibús con dirección a Ojo de Agua para bajarse en la estación Las Torres.

El día de su desaparición Joselín firmó su salida del SC a las 17:00 horas en punto, llegó a la estación del Metro Ciudad Azteca a las 18:04, y a la estación Las Torres del Mexibús, con dirección a Ojo de Agua; descendió el vehículo a las 19:09 horas.

Sus padres tienen conocimiento de lo anterior ya que han investigado por cuenta propia y autoridades el Sistema Colectivo Metro y del Mexibús les proporcionaron videos del recorrido que hizo su hija, hasta el momento en que decidió caminar y no abordar un bicitaxi, como era su costumbre.

"Desaparece al caminar por lo menos 50 metros, porque bicitaxistas nos dijeron que la vieron caminar hacia la colonia Chinampa, para llegar a casa en Las Brisas, Chiconautla, municipio de Ecatepec, en un trayecto de 10 minutos a pie, pero ya no llegó".

Por lo anterior, los padres de Joselín hicieron la denuncia ante el Ministerio Público de la zona, el cual inició la carpeta 344610360122113, y aún tienen la esperanza de dar con ella.

En Tecámac

"Cuando fuimos a reportar la desaparición de nuestra hija, el agente del Ministerio Público nos dijo que para qué hacíamos tanto escándalo, que lo más seguro es que se fue con el novio y que iba a regresar, pero con premio".

Así lo expresó Teresa Navarro Herrera, quien dio a conocer que su hija, Yenifer Velázquez Navarro, despareció el 4 de diciembre, cuando tenía 17 años; ahora ya tiene 18, pues su cumpleaños fue el 22 de agosto.

Se encontraba sola y leyendo la Biblia sentada en una banca, en la glorieta de la avenida Hacienda Ojo de Agua, en el municipio de Tecámac, la última vez que la vieron.

Estudiaba la preparatoria y un curso de gastronomía en un instituto localizado en el centro de ese municipio.

No acudía a fiestas con frecuencia, y por la tarde iba a un seminario en la "Iglesia de Jesucristo de los Últimos Días", de 4 a 5.

Iba y regresaba caminando, narró su madre, dado que su casa no está lejos del lugar y tardaba 15 minutos. "Si salía a las 5 de la tarde, a las 5:15 ya había regresado, aunque a veces sus compañeros de la iglesia la traían a casa en auto", recordó. Y así fue la última vez que salió de su domicilio, en la colonia San Pedro Atzompa, en Tecámac, y como no llegó a la casa, "al otro día nos pusimos a distribuir carteles con su foto en la colonia Ojo de Agua, y locatarios coincidieron en que la vieron sentada y leyendo un libro, que era la Biblia, lo único que llevaba es día".

Días antes, Yenifer no había asistido al seminario, y no se enteró de que no iba a haber clases ese día, es por eso que se le vio afuera del inmueble religioso. "Pero ya ve cómo son los jóvenes, tal vez prefirió hacer tiempo y dejar pasar la hora, en lugar de regresar luego luego", comentó la madre.

Acudió con su esposo, dijo, a iniciar el acta, y al poner al tanto de lo ocurrido al agente del Ministerio Público de Tecámac, fue cuando les dijo que "para qué hacían tanto escándalo".

No contentos ni conformes con la respuesta del servidor público, los padres le exigieron que iniciara la denuncia y abrió la carpeta de investigación 312140360154012, y siguen en espera de respuesta a las investigaciones de las autoridades competentes.

En Ecatepec

"Deseo recuperar a mi hija, obviamente, pero también pido a las autoridades que deben poner atención en este foco rojo del robo de adolescentes", dice María Eugenia Fuentes Núñez, madre de Diana Angélica Castañeda Fuentes, de 14 años de edad.

Nació el 22 de julio de 1999 y cuando desapareció, el 7 de septiembre pasado, cursaba el tercer año de secundaria en la escuela "César Camacho Quiroz", en el fraccionamiento Los Héroes 3a. sección donde también tiene su domicilio.

Le pidió permiso a su papá para ver a una amiga, quien la invitó a la fiesta de una prima, a las 18:00 horas en la 5a. sección de la misma unidad habitacional.

La niña salió de su casa poco después de las 16:00 horas, y en la calle fue vista "por un vecinito", a quien saludó y siguió su paso hacia el puente peatonal, ubicado sobre la carretera Texcoco-Lechería.

Su madre vio que estaba abierto su facebook, donde le dejó dicho a dónde iba y agregó: "Te amo, mamá".


"Ahí la vio un amigo de mi hijo, el único hermano de Diana Angélica, como a las 16:30 horas, quien ve que cruza el puente" hacia el lado la colonia Palomas, muy cerca del fraccionamiento Los Héroes Tecámac 6a. sección" pero, según la amiga de "Angieline", nunca llegó.

"No se metía con nadie, es una niña tranquila, no le gustaba llamar la atención, ni en su forma de caminar ni de vestir", asegura María Eugenia Fuentes Núñez.
"Se dio parte a las autoridades de San Cristóbal Ecatepec, pero nos enviaron a San Agustín, donde se inició la carpeta de investigación 344700360787413", señaló.

El día que desapareció, dijo, no se llevó su teléfono celular porque el puente peatonal que tenía que cruzar "es muy famoso porque ahí asaltan a todos". María Eugenia añadió que dejó abierto su facebook, donde le dejó dicho a dónde iba, y agregó: "Te amo, mamá".