[Historia] "La camioneta cayó a un barranco de casi cien metros de profundidad"

Un grupo de 11 jóvenes acudieron a pasar un buen rato a Peñas Cargadas. De regreso a casa, el alcohol, la lluvia y el exceso de velocidad se combinaron en una tragedia.

Pachuca

Al descender a un barranco, los cuerpos de rescate hallaron los cuerpos de dos jóvenes de no más de 20 años de edad a una distancia no mayor de cinco metros de separación uno del otro, los rescatistas siguieron el descenso, hasta llegar a la camioneta de donde se presume se precipitaron los cuerpos de ambos jóvenes un hombre y una mujer.

Al llegar hasta la camioneta tipo Montero color verde, el cuerpo de rescate vertical se percató que había cuatro jóvenes más, seriamente lastimados, dos más habían logrado salir por su propia cuenta del vehículo en el que viajaban; los dos fueron auxiliados para llegar hasta la ambulancia donde fueron valorados y recibieron ayuda médica.

Mientras el grupo de rescatistas de inmediato comenzaron a retirar algunos escombros de la camioneta que se desprendieron al caer para liberar los cuerpos y colocarlos en la camilla para posteriormente subir con cuerdas hasta la ambulancia que se ubicaba sobre la carretera. El tiempo era vital.

Aparentemente por las maniobras de rescate la policía cerró el paso a todo vehículo que circulaba por el lugar, mientras que cuadrillas de hombres peinaban la zona e incluso descendían por terrenos sinuosos en busca de personas.

Con muchos esfuerzos y delicadeza, los cuatro jóvenes fueron rescatados de entre la camioneta en que viajaban y en camillas con ayuda de cuerdas lograron subir hasta la carretera donde en una ambulancia fueron atendidos y posteriormente trasladados al hospital.

Luego de rescatar los cuerpos de los cuatro jóvenes todos estudiantes, acudió el Ministerio Público quien descendió hasta donde se encontraban los cadáveres y posteriormente dio fe de la muerte de los estudiantes.

Cuando las labores de rescate de los lesionados y recuperación de los cadáveres terminó el Representante Social habló con dos jóvenes que habían sobrevivido al accidente, casi ilesos.

En la camioneta viajaban 11 personas, todos estudiantes de universidad, no mayores de los 20 años, quienes habían acudido al lugar conocido como Peñas Cargadas durante la mañana de aquel lunes debido a que contaban con espacio suficiente para hacer un pequeño día de campo improvisado y regresar a clases.

El grupo se permaneció por casi cinco horas en aquel lugar compañeros de clases ingirieron bebidas alcohólicas para pasar un rato agradable en lo que llegaba el tiempo para regresar a clases.

Después de haber bebido un par de tragos que consumieron botellas, decidieron regresar en la camioneta de uno de ellos, la cual utilizaba para trasladarse de su casa al instituto.

El vehículo era demasiado pequeño, para los 10 pasajeros, por lo que se acomodaron unos encima de otros de manera que los cinturones de seguridad eran insuficientes para los ocupantes.

La combinación de lluvia ligera, el exceso de velocidad y el alcohol en el sistema del conductor ocasionaron que al circular sobre el kilómetro cuatro en la llamada "Curva del Diablo", perdiera el control de la camioneta, derrapara y cayera a un barranco de casi cien metros de profundidad.

Mientras la camioneta caía estrepitosamente al barranco, los cuerpos de dos jóvenes que carecían de cinturón de seguridad abandonaron el vehículo y se precipitaron sobre piedras, tierra y maleza a un costado de la carretera lo que les ocasionó la muerte instantáneamente, mientras el resto de sus compañeros robaba en el interior del vehículo hasta detenerse en una brecha.

Para su suerte un automovilista que circulaba sobre la misma vía, se percató del accidente y llamó a los cuerpos de rescate quienes acudieron al kilómetro cuatro de la carretera Pachuca-Mineral del Monte al rescate de los cuerpos.