Hipólito y 'El Americano' ofrecen que irán al MP

Concluyó el sepelio de las 11 víctimas en La Ruana, donde los bandos montaron operativos de vigilancia para evitar otro enfrentamiento.
Hipólito Mora pidió que le den un par de días para guardar el luto a su hijo.
Hipólito Mora pidió que le den un par de días para guardar el luto a su hijo. (Jorge Carballo)

La Ruana, Michoacán

En La Ruana está latente un nuevo enfrentamiento entre los dos bandos en disputa. Con los 11 muertos ya sepultados, las fuerzas de seguridad se mantienen en alerta y los participantes en la refriega aseguran que se presentarán voluntariamente ante el ministerio público.

Después de que el comisionado Alfredo Castillo pidió a todos los que participaron en el enfrentamiento presentarse a declarar de manera voluntaria, Hipólito Mora pidió al procurador estatal, Martín Godoy, permitirle un par de días para guardarle luto a su hijo e iniciar su novenario.

Ayer por la tarde, cerca de 20 elementos de la Fuerza Ciudadana se apostaron afuera de la casa de Mora para inhibir la presencia de cercanos al grupo de El Americano, que acudieron por centenas.

“Vamos a presentarnos en el juzgado con el grupo y las evidencias que hay. Se van a encargar de darnos la razón. Yo sé que estaré mínimo 72 horas preso, pero no importa. Yo con gusto me presento porque quiero ir ante la justicia, porque no quiero salirme de la ley”, dijo Hipólito.

A punto del llanto y visiblemente conmovido, el líder de los ex autodefensas dijo que está dispuesto a pisar nuevamente la cárcel, pero aseguró que saldrá libre, lo hará por su hijo Manuel.

“Quiero hacerlo por ideales míos y ahora que me matan a estos chamacos y entre ellos a mi hijo, quiero demostrarle a mi hijo que no se equivocó en confiar en mí. Que donde quiera que esté, que se sienta orgulloso de mí. Yo sé que él está en el cielo y por eso quiero hacerlo en honor a ellos y al grupo que represento”, agregó.

Pidió apoyo para su nuera y sus dos hijos para que puedan salir de La Ruana y mantenerse a salvo, porque, para él, es cuestión de tiempo.

Como cuando fue detenido en marzo pasado y encarcelado por más de dos meses, “va a ser la misma situación porque no cometí ningún delito. Yo traigo mis armas y mi credencial de policía. Vienen, nos agreden un montón de delincuentes y yo sé que tengo que estar libre y no tengo por qué acabar en la cárcel”, puntualizó.

¿Qué va a pasar en La Ruana? Anticipa: “Espero que todo vuelva a la normalidad o que me metan unos balazos. Yo soy consciente, desde que tomé las armas, que moriré asesinado”.

***

Por la mañana se ofreció una misa de cuerpo presente en honor a Hernán Valencia, Sergio Pacheco, César Bernardino y Cipriano Vargas, del grupo de El Americano. Por la tarde fueron sepultados en el panteón de Felipe Carrillo Puerto con la presencia de familiares y decenas de ex autodefensas, muchos que formaron parte del grupo G250, el cual tenía la tarea principal de localizar a Servando Gómez  Martínez, La Tuta.

En la iglesia de La Ruana, el sacerdote que ofreció la ceremonia religiosa pidió a los habitantes cesar sus diferencias y dijo que “un pueblo dividido no tiene futuro”.

Jesús Valencia, uno de los que participaron en el enfrentamiento por parte del grupo de El Americano, aseguró que ellos también están dispuestos a presentarse ante la justicia y demostrar que fueron atacados por la Gendarmería y el grupo de Hipólito Mora.

El hermano de Valencia, Hernán fue uno de los seis muertos del grupo de Luis Antonio Torres. Él murió desarmado y con disparos en la espalda.

Los sepelios de la gente del grupo de El Americano se hicieron hasta ayer para evitar coincidir en el panteón con los deudos de los cinco caídos del lado de Hipólito Mora.

Durante la homilía, José Luis Segura, padre de la iglesia de La Ruana, pidió dejar atrás las diferencias que han causado los pleitos, las balas y la muerte en esa comunidad.

“El egoísta sacrifica a todos por él mismo, por eso el alejamiento de Dios produce la muerte, el odio, las rencillas, el narcotráfico, el asesinato, la traición, la mentira, los odios y la división. Y Jesucristo dijo ‘un pueblo dividido no tiene futuro’”.

Como vaticinio de lo que viene para La Ruana y para quienes resulten culpables de las 11 muertes, el sacerdote les dijo: “El que la hace, la paga”.